Breaking News

lunes, 25 de junio de 2012

GIL ÁLVAREZ DE ALBORNOZ

(Cuenca, actual España, 1310-Viterbo, actual Italia, 1367) Eclesiástico castellano. Alcanzó la dignidad de arzobispo de Toledo y colaboró estrechamente con el rey Alfonso XI. Las buenas relaciones que tuvo con este monarca no se repitieron con su sucesor, Pedro I, por lo que Albornoz, que estaba enemistado con el nuevo rey, se vio forzado a abandonar la penínsla Ibérica y a marchar a la corte papal de Aviñón.

Allí fue nombrado en 1350 cardenal por el papa Clemente VI, quien lo puso al frente de la recuperación de los territorios papales de Italia. Albornoz logró recobrar Roma y consolidar la posición de Clemente VI en Italia, gracias a lo cual, el Papa pudo regresar a la ciudad en 1367. Entre otras iniciativas, hay que destacar la labor cultural de Albornoz, cristalizada en la fundación del colegio español de Bolonia.