Breaking News

jueves, 7 de junio de 2012

GIULIANA LLAMOJA

Giuliana Llamoja Hilares (1987), estudiante del tercer ciclo de Derecho de la Unifé en la ciudad de Lima, aficionada al baile y a la poesía, a tal punto que sus habilidades la llevaron a ganar algunos premios (en ambas ramas), e hija de un juez de Lima. Una joven que tenía los primeros puestos en la universidad y que tendría grandes oportunidades en su futuro, fue  hallada culpable de clavar el cuchillo de cocina hasta 65 veces en el cuerpo de su madre, de 47 años, María del Carmen Hilares Martínez, el 05 de agosto del 2005, cuando ella apenas tenía 18 años.

Según el atestado policial Nº 049-2005, Giuliana estaba sola en su casa, en San Juan de Miraflores, y después de una siesta contó que tomó el espejo del baño del segundo piso, puso música a alto volumen, y lo llevó a la sala porque deseaba probarse unas prendas (pantalones) que se había comprado ese mismo día.

Su madre creía que Giuliana se iba a encontrar con su enamorado. Como la madre no aprobaba aquella relación, algo que se demuestra en los problemas que tuvieron anteriormente cuando Giuliana lo había llevado a su casa, le dijo: "Tú no sales de esta casa esta noche", la estudiante replicó ocasionando con esto un intercambio verbal agresivo entre ambas, algo que según algunos vecinos ya era costumbre.

En palabras de Giuliana: "Fui al baño -del segundo piso- para sacar el espejo y lo bajé a la sala. Mientras me probaba la ropa llegó mi mamá y, al ver que lo había movido, empezó a insultarme. Me molesté y comenzamos a discutir. Me dijo malnacida, que hacía lo que me daba la gana y que por mi culpa mi papá no había viajado con ella, que era una perra. Ante esto le respondí que no era una perra y que mi papá debía divorciarse de ella, porque era una mala madre". Giuliana era muy pegada a su padre, el juez Luis Llamoja Flores, por lo que empezó a nombrarlo cuando su madre la reprochaba. La estudiante fue a la cocina para prepararse algo de comer, algo que daba fin temporal a las agresiones verbales. Pero la madre la siguió, y allí perdió el control tomando dos cuchillos, con los cuales le produjo heridas en los brazos. 

A raíz del forcejeo, la luz se apagó y Giuliana tomó un cuchillo. En esos instantes fue cuando Giuliana dio varias puñaladas a su madre en medio de gritos y música. En palabras de Giuliana: “Fui a la cocina y le dije: ¡basta de insultarme! Vi un cuchillo que estaba en la mesa y golpeé (la mesa) para que se callara. Entonces, ella cogió dos cuchillos y me los tiró. Uno se estrelló contra la pared y se rompió el mango, el otro cayó al suelo y también se rompió. Me dijo ojalá que te mueras, eres una estúpida, una perra, una puta barata, y comenzó a cortarme. La golpeé con la parte del mango del cuchillo que yo tenía, forcejeamos, chocamos contra la pared y con su espalda apagó el interruptor de la luz. Trataba de agredirme, pero me defendí. Luego ella dejó de moverse y cayó al piso". En total fueron 65 heridas contabilizadas en el tórax, brazos, cuello y abdomen de la madre. Luego, cuando vio que su madre estaba muerta, decidió limpiar todo. Toda la ropa que estaba teñida de sangre la subió al tercer piso y después bajó a la sala. Aproximadamente a las 11 p.m. llegó su hermano menor de 17 años, quien le preguntó por los hechos. Giuliana le respondió con una mentira al decir que su madre se había suicidado. Giuliana dice que fue “un accidente” y que lo hizo para defenderse. A Giuliana se le decomisaron dos sobres de veneno para ratas ‘Campeón’, que ocultaba en el bolsillo de su pantalón, y en la basura encontraron las hojas metálicas de dos cuchillos. Actualmente se encuentra en semilibertad por haber cumplido un tercio de su condena

 El 29 de julio del 2010 La joven Giuliana Llamoja presenta en la Feria internacional del libro de Lima su poemario “El amor y la Vía láctea” A principios de año era una incógnita el paradero de la matricida Giuliana Llamoja Hilares (25), cuya semilibertad fue revocada por el Juzgado Penal 28 para Reos en Cárcel debido a faltas a las reglas de conducta. Sin embargo, la Policía Judicial sospechaba que ella habría estado en Arequipa, según una fuente de esa dirección policial. Llamoja salió de la cárcel en el 2009 gracias al beneficio de la semilibertad.

Ello sucedió luego de que cumpliera un tercio de la pena de 12 años de prisión, que se le impuso por haber asesinado con 49 cortes y puñaladas a su madre, María del Carmen Hilares Martínez, en el 2005. Primero se la condenó a 20 años, pero se le rebajó la pena. Luego de este incidente ella se puso a derecho aduciendo que nunca rompió las reglas de conducta impuestas por el Juzgado que la sentenció y le dio semilibertad. El juzgado manteniéndose