Breaking News

viernes, 13 de julio de 2012

SABINO ARANA Y GOIRI

(Abando, España, 1865-Pedernales, id., 1903) Político vasco. Hijo de un carlista exiliado en Francia, regresó a Bilbao en 1876, y estudió el bachillerato en el colegio de los jesuitas de Orduña. Después se trasladó a Barcelona, para estudiar derecho, carrera que nunca acabó. 

A su regreso a Bilbao, en 1887, inició su actividad como escritor y ensayista, publicando obras sobre distintos aspectos de la lengua vasca. De entre ellas cabe destacar Etimologías euskéricas (1887), Pliegues euzkeráfilos (1888), Pliegos histórico-políticos, Orígenes de la raza vasca (1888-1889), Pliegos euzkerlógicos (1892) y Lecciones de ortografía del euzkera bizkaino (1896), obra esta última que estableció el sistema ortográfico vigente hasta la fecha. En 1893 fundó la revista Bizkaitarra, desde cuyas páginas desarrolló su ideología nacionalista y que fue clausurada por orden gubernativa en 1895. Así mismo, creó la «ikurriña», que se convirtió en la bandera vasca, y acuñó el término «Euskadi», neologismo para designar el País Vasco. En julio de 1895 presidió la primera reunión del Consejo Nacional Vasco, que fue el germen del Partido Nacionalista Vasco (PNV). 

Ello motivó su detención y su posterior ingreso en prisión. En 1898 se presentó, junto al PNV, a las elecciones a diputados provinciales, en las cuales resultó elegido y, al año siguiente, en 1899, el PNV obtuvo cinco concejales en el Ayuntamiento de Bilbao. A partir de 1902 modificó sustancialmente su doctrina política: abandonó sus planteamientos más radicales, que abogaban por la plena independencia de Euskadi, y propuso una fórmula de consenso según la cual se aceptaba la permanencia de Euskadi en el conjunto del Estado español toda vez que el gobierno de la nación aceptaba también el hecho diferencial vasco. Dicho giro ideológico le acarreó no pocas críticas tanto dentro como fuera del País Vasco, y motivó lo que se dio en llamar su «evolución españolista» o «segundo Sabino». También le permitió abandonar la prisión, donde había contraído una enfermedad que le llevó a la tumba un año después de su excarcelación.