Breaking News

miércoles, 26 de septiembre de 2012

NICOLAE CEAUSESCU

(Pitesti, Rumania, 1918-Tirgoviste, id., 1989) Político rumano. Miembro destacado de las Juventudes Comunistas durante la década de 1930, fue por ello encarcelado en repetidas ocasiones durante los años previos a la Segunda Guerra Mundial. Tras la llegada al poder de los comunistas (1947), fue nombrado ministro de Agricultura, cargo que ocupó entre 1948 y 1950. 

A partir de esta última fecha fue ministro de Defensa, y se le otorgó el rango de general. En 1952, Gerorge Gheorghiu-Dej, con quien había compartido celda durante sus años en prisión, fue elegido primer secretario del Comité Central. Ello permitió que Ceausescu pasara a ocupar, a su vez, el segundo lugar en la jerarquía del partido. 

A la muerte de Gheorghiu-Dej, acaecida en 1965, lo sustituyó al frente de la Secretaría, y dos años más tarde, en diciembre de 1967, fue nombrado jefe de Estado. 

Su política, caracterizada por su empeño en distanciarse de las directrices soviéticas y alcanzar el mayor grado posible de autonomía política y económica, le reportó una rápida popularidad, incrementada si cabe por su discurso nacionalista de fuerte aceptación entre las clases populares. 

Dicha voluntad en mantenerse al margen de la órbita soviética quedó plasmada tras la retirada de Rumania, no oficial pero sí de hecho, del Pacto de Varsovia, así como por su condena de la invasión soviética de Checoslovaquia (1969) y la ocupación de Afganistán (1979). Sin embargo, a medida que se distanció de la URSS, recuperó los valores del comunismo más ortodoxo, censurando las opiniones contrarias al régimen y coartando las libertades. Potenció la policía secreta, nombró a familiares y allegados para los puestos de mayor responsabilidad y decretó una política de exportaciones que llevó al país al colapso financiero. En 1989 ordenó disparar contra la multitud que había salido a las calles de Timisoara para pedir un cambio político en consonancia con los nuevos aires de libertad que recorrían la Europa del Este. El ejército, al que se había aferrado durante los últimos años, le dio la espalda, y cuando intentaba abandonar el país fue detenido, juzgado y, pocos días después, ejecutado.