Breaking News

viernes, 31 de agosto de 2012

CASIMIRO III EL GRANDE

(?, 1310-?, 1370) Rey de Polonia (1333-1370). En 1333 sucedió a Ladislao IV, con quien había comenzado la recuperación polaca. Se vio forzado a ceder Bohemia y Silesia (1335) a fin de poder desligarse del imperio y tener así las manos libres para promulgar una legislación que tendía a unificar el país. 

En 1340 inició la expansión polaca hacia la Galitzia, y en 1347 promulgó el estatuto de Wislica, que contenía unas cláusulas muy favorables a los campesinos, y fundó la Universidad de Cracovia. A su muerte, debida a una caída de caballo, le sucedió su tío Luis I de Anjou, el Grande, quien gobernó pensando más en Hungría, de donde era rey desde 1347, que en Polonia.

RAMÓN CASAS

(Barcelona, 1866-id., 1932) Pintor y dibujante español. Se formó artísticamente en Barcelona con Joan Vicens y se perfeccionó en París, donde residió de 1890 a 1894, con Rusiñol y Utrillo, entre otros. En sus primeras obras plasmó interiores y exteriores parisinos empleando con soltura el toque y la concepción impresionista. 

A su regreso a Barcelona siguió cultivando esta tendencia inicial de su pintura, sobre todo en sus cuadros de interiores con figuras femeninas, pero se sintió atraído también por la pintura histórica, en particular por la plasmación de acontecimientos contemporáneos. Ello se concretó en cuadros de gran formato, con multitud de figuras y dotados, en algunos casos, de intensos efectos de dramatismo, como es el caso, por ejemplo, de Garrote vil, una de sus obras más conocidas. 

Las procesiones y los bailes populares se contaron también entre sus temas preferidos. Para dinamizar el ambiente artístico de la Barcelona de la época, en 1897, Rusiñol, Romeu, Utrillo y él abrieron la cervecería Els Quatre Gats, donde se celebraron famosas tertulias, y fundaron la revista del mismo nombre, que más tarde se publicó con el título de Pel & Ploma. Por esa misma época, comenzó los doce óleos para el salón del fumador del Liceo de Barcelona, y seguramente por entonces entró en contacto con muchas de las personalidades de la sociedad barcelonesa, a las que retrató en sus incisivos dibujos al carbón (más de doscientos), que lo acreditan como un gran dibujante y que ejercieron una influencia considerable en Picasso. No menos interesante es su actividad como diseñador de carteles (Anís del Mono, Cigarrillos París) y su participación en las fiestas modernistas de Sitges, de las que arranca la fama de dicha ciudad. Ramón Casas fue, sin lugar a dudas, una de las grandes figuras del modernismo pictórico.

FERNANDO DE CASAS NOVOA

(Santiago de Compostela, España, ?-?, 1749) Arquitecto español. Fue el principal representante de la arquitectura barroca en Galicia. En 1711 sucedió a su maestro, fray Gabriel Casas, al frente de las obras del claustro de la catedral de Lugo, finalizado en 1714. 

En esta obra y en los conventos de los capuchinos de La Coruña y de las dominicas de Belvis de Santiago adoptó soluciones clasicistas, inspiradas en la arquitectura del siglo XVI. 

Pero a partir de 1725 evolucionó hacia el barroco más puro y vibrante en el que son sus obras maestras: la capilla de Nuestra Señora de los Ojos Grandes, en la catedral de Lugo, y, sobre todo, la fachada del Obradoiro, de la catedral de Santiago de Compostela, en la que movimiento, decoración y empuje vertical crean efectos de puro sabor barroco.

JULIO CASARES

(Granada, 1887-Madrid, 1964) Crítico literario y lexicógrafo español. En 1921 ingresó en la Real Academia, cuya secretaría desempeñó desde 1936. Sus inicios literarios se remontan a 1914 con la publicación de Crítica profana, obra en la que critica las innovaciones propugnadas por el modernismo.

En 1918 publicó Crítica efímera, donde se reúnen artículos sobre escritores contemporáneos. En 1942 apareció el Diccionario ideológico de la lengua española, que alcanzó varias ediciones. Otros trabajos suyos son Cosas del lenguaje (1943), Introducción a la lexicografía moderna (1950) y El humanismo y otros ensayos (1961).

RAFAEL CASANOVA

(Moià, España, 1660-Sant Boi de Llobregat, id., 1743) Patriota catalán. Nacido en el seno de una familia acomodada de campesinos catalanes, estudió derecho en la Universidad de Barcelona, donde obtuvo el doctorado, y ejerció su profesión en esta ciudad. En 1706 fue elegido conseller tercer de Barcelona, en un momento en que Cataluña se había sublevado contra la nueva dinastía borbónica y sus presumibles intereses centralizadores, en el marco de la guerra de Sucesión española (1702-1714). 

En noviembre de 1713, asediada la ciudad por las tropas borbónicas, Casanova fue elegido conseller en cap de la ciudad. Durante el sitio y, a pesar de ser partidario de la negociación, mostró una gran dignidad y determinación, organizando, en colaboración con Villarroel, el comandante de la plaza, las milicias gremiales (regiments de la coronela) encargadas de la defensa. 

En la mañana del 11 de septiembre de 1714, cuando se produjo el asalto final de las tropas borbónicas al mando del duque de Berwick, Casanova, con la bandera de santa Eulalia, que según la tradición sólo era desplegada en el caso de que Barcelona corriese un gran peligro, se dirigió a la muralla de la ciudad para levantar el ánimo de los defensores, y allí cayó herido de gravedad. Tras la capitulación de la plaza, se le hizo pasar por muerto hasta que, en 1719, con la situación más tranquila, consiguió que le fuesen restituidos los bienes que le habían sido confiscados. Con el resurgimiento del nacionalismo catalán, la figura de Casanova se convirtió en un símbolo de la lucha por las libertades del Principado, que habían sido abolidas por el Decreto de Nueva Planta.

GIACOMO GIROLAMO CASANOVA

(Venecia, 1725-Dux, actual República Checa, 1798) Escritor y aventurero veneciano. Célebre por su vida disoluta, sus incontables amores y sus relaciones con personalidades de la época, fue seminarista, secretario del cardenal Acquaviva en Roma, violinista y protegido de un senador de Venecia. Viajero infatigable, visitó numerosos países y regresó a Venecia en 1755. 

Ese mismo año, por su afición al juego, los trucos de magia y la publicación de unos sonetos satíricos considerados demasiado licenciosos, fue condenado a cinco años de reclusión en la cárcel de los Plomos de Venecia, de la cual se evadió tres años después, protagonizando una audaz fuga. 

Refugiado en Francia, creó en este país la lotería pública, que funcionó desde 1762 hasta 1836. Obligado a abandonar París tras perder una de sus muchas causas judiciales, recuperó su afición por los viajes y visitó numerosas ciudades europeas. Después de una prolongada estancia en Turín y Trieste, consiguió el perdón y regresó a Venecia en 1774, año hasta el que llegan sus famosas Memorias. Sobre su vida posterior se sabe, a través de informes de policía firmados por él, que fue agente secreto al servicio de los inquisidores del Estado. En 1782, obligado a huir una vez más de Venecia por sus numerosos litigios judiciales, regresó a Trieste y después se trasladó a París, donde trabó amistad con el conde de Waldstein, quien le instaló con todo lujo y comodidades en su castillo de Dux, Bohemia, y lo nombró bibliotecario. Allí se dedicó a la escritura e imprimió Historia de mi fuga de las prisiones de Venecia que se conocen con el nombre de los Plomos (1788) y L'Icosameron (1788). Las Memorias de Jacobo Casanova de Seingalt, redactadas en francés, no se imprimieron hasta después de su muerte.

PABLO CASALS

(El Vendrell, España, 1876-San Juan, Puerto Rico, 1973) Violoncelista, director de orquesta y compositor español. El nombre de Pau Casals está indisolublemente unido a un instrumento músico, el violoncelo. No obstante, fue algo más que un prodigioso violoncelista: buen pianista, además de director de orquesta y apreciable compositor, fue uno de los primeros que supo conciliar la tradición virtuosa del Romanticismo con un creciente respeto a la partitura. 

Más aún, en su caso quizá sea más importante el hecho de que su gran talla como intérprete se viera correspondida con su calidad humana, representada por su incansable labor en pro de la democracia, las libertades y los derechos de los pueblos. Hijo de un modesto organista y profesor de música de la parroquia de El Vendrell, Casals se inició pronto en el arte musical, aunque no fue sino hasta una edad relativamente tardía, los once años, cuando oyó por vez primera el sonido de un violoncelo. 

A partir de ese momento, no tuvo ninguna duda sobre su vocación. Tras estudiar en Barcelona y Madrid, se consagró rápidamente como violoncelista en el ámbito internacional. Su exquisita concepción del fraseo, su perfecta afinación y su prodigiosa técnica, le hicieron triunfar ante los auditorios más exigentes, como los de Londres, París o Viena, al lado de las más grandes orquestas, batutas e intérpretes. Con dos de éstos, el violinista Jacques Thibaud y el pianista Alfred Cortot, constituyó a partir de 1905 un trío mítico. Paralelamente a su actividad como solista, el músico empezó a prodigarse como director de orquesta, fundando en Barcelona, en 1920, la Orquesta Pau Casals. 

La derrota de la causa republicana en la guerra civil española, a la que se había adherido, le obligó a exiliarse. De su producción como compositor cabe destacar el oratorio El pessebre (1960), el Himno a las Naciones Unidas (1971) y, por encima de todo, El cant dels ocells, una emotiva pieza que toma su melodía de un tema popular catalán. «La música, ese maravilloso lenguaje universal, debería ser un motivo de comunicación entre todos los hombres (...) Que cada uno de nosotros contribuya en la medida de sus posibilidades hasta el día en que este ideal se cumpla en toda su gloria.»

miércoles, 29 de agosto de 2012

FRANCISCO DE CARVAJAL

(Salamanca, 1464-Jaquijaguana, actual Perú, 1548) Conquistador español. Abandonó sus estudios en Salamanca y se alistó como soldado para combatir en Italia, donde participó en la batalla de Pavía y en el saco de Roma. 

Tras regresar a España en 1536, marchó a Perú, donde luchó contra la sublevación de Manco Cápac II. Francisco Pizarro le recompensó por sus servicios con una encomienda en la jurisdicción de Cuzco, y de esta manera quedó ligado a la familia de aquél. 

En la guerra entre los partidarios de Almagro y los de Pizarro luchó contra los primeros y reconquistó el Cuzco, pero, desposeído de su encomienda por las Leyes Nuevas aplicadas en 1542 por el nuevo virrey Blasco Núñez de Vela, se sublevó con el resto de los encomenderos de Cuzco, dirigidos por Gonzalo Pizarro, hermano del conquistador Francisco. Derrotados los rebeldes en Jaquijaguana, Carvajal fue ejecutado junto con Gonzalo Pizarro.

LIAM PAYNE

Nombre Completo: Liam James Payne Nacimiento: 29 de Agosto de 1993 Altura 5 '10 "(1,78 m) Signo: Virgo 

Curiosidades: 
*Es miembro del grupo de chicos en One Direction. *Estudió Música antes de audicionar para The X Factor por segunda vez. 

Durante un tiempo, Payne a menudo era el vocalista principal y canto solos durante cada actuación. *Audicionó para "The X Factor" (2004) dos veces - la primera vez en 2008, cuando llegó a la etapa de jueces y fue enviado a casa. Y la segunda vez en 2010 donde se le dio la oportunidad de formar una banda de chicos con Louis Tomlinson, Horan Niall, Harry Styles y Malik Zayn. 

Fue apadrinado por Simon Cowell en ambas ocasiones. *Fue operado de pequeño, y ahora tiene sólo un riñon. *Confesó que la unica forma de no sentir celos por los novios de su hermana fue haciendose amigo de ellos. *A Liam también se le contagio la desnudez de Harry. *Sus peliculas favoritas son las tres Toy Story.

lunes, 27 de agosto de 2012

GABRIELA DUARTE

Gabriela Duarte Franco Goldfuss (n. Campinas, Brasil, 15 de abril de 1974) es una actriz brasileña. Hija de la actriz Regina Duarte y el empresario Marcos Flávio Cunha Franco. En 2002, se casó con el fotógrafo Jairo Goldfuss. En 2006, su primera hija, Manuela. y el 17 de diciembre de 2011, nació su segundo hijo, Frederico.

Trabajos en Televisión
1989Colônia Cecília
Top Model
1995Irmãos Coragem
1996A Vida Como Ela É
1997Por Amor
1999Chiquinha Gonzaga
Você Decide
2000Mundo VIP
Brava Gente
2002Brava Gente
Esperança
2003Kubanacan
2004Sob Nova Direção
2005América
2007Sete Pecados
2008Casos e Acasos
Casos e Acasos
Dicas de um Sedutor
2009Acampamento de Férias
A Turma do Didi
2010Episódio Especial
Passione
2011É Pai, É Pedra

ENRICO CARUSO

(Nápoles, 1873-id., 1921) Tenor italiano. Debutó en su ciudad natal en 1894, aunque fue en Milán donde obtuvo su primer gran éxito en 1898 con la interpretación de la ópera Fedora, de Umberto Giordano. Sus giras le llevaron por todo el mundo, con actuaciones en San Petersburgo, Roma, Lisboa y Montecarlo. Destacó en su magnífica interpretación de La bohème de Giacomo Puccini. Con su fama ya firmemente afianzada, debutó en el Covent Garden de Londres con Rigoletto de Verdi, ópera con la que también debutó en el Metropolitan Opera House de Nueva York en 1903, con un extraordinario éxito. La belleza y fuerza de su voz le ganó al público del Metropolitan. 

Una de las razones de su fama mundial se debió, además de a una voz de tenor casi perfecta, con una potencia soberbia, a la difusión a través del fonógrafo de sus interpretaciones, lo cual supuso el inicio de un nuevo fenómeno de masificación de la música. Su amplio repertorio operístico incluía más de cuarenta obras, en su mayoría italianas. 

Cantó así mismo papeles en Adriana Lecouvreur, del italiano Francesco Cilea, y en La fanciulla del West de Puccini. Su interpretación de Canio en Pagliacci, de Ruggero Leoncavallo, fue especialmente memorable. Cantó por última vez el 24 de diciembre de 1920 en Nueva York, en el Metropolitan Opera House.

HENRI CARTIER-BRESSON

(Chanteloup, Francia, 1908) Fotógrafo francés. Después de una primera etapa como dibujante y pintor, a partir de 1930 inició un decisivo viraje hacia la fotografía por medio de sus publicaciones en la revista Vu. En 1937 filmó Victoire de la vie, una película documental sobre la España republicana; a partir de entonces se especializó en el reportaje fotográfico, siendo uno de los primeros en utilizar la cámara de 35 mm. Durante la Segunda Guerra Mundial estuvo internado en diversos campos alemanes de prisioneros. Consiguió fugarse al fin y llegar a París, donde se encuadró en la Resistencia francesa. Realizó reportajes fotográficos sobre la ocupación y la retirada alemanas de Francia. En 1945 dirigió para la oficina de información bélica de Estados Unidos el documental Le retour, y dos años después organizó una exposición de sus fotografías en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA). Ese mismo año fundó con Robert Capa, R. Seymour y otros fotógrafos la agencia cooperativa internacional Magnum, bajo cuyos auspicios recorrió diferentes países de Oriente. 

Es mundialmente famoso su reportaje sobre la muerte de Gandhi. Sus fotografías, recopiladas en diferentes colecciones (El momento decisivo, El mundo de Henri Cartier-Bresson), se definen por el rigor de su composición, la yuxtaposición de elementos y por un sentido estético de la composición derivado de su experiencia en las artes plásticas. Al teorizar sobre la fotografía, exaltó lo que él llamaba el «momento decisivo», que el fotógrafo debe descubrir sobre el terreno y en el que capta aquel instante único y significativo, cuando la escena adquiere su máximo sentido expresivo. Por lo que respecta a su técnica, se basó en positivar los negativos completos, sin encuadres ni recortes. Expuso en Nueva York (1946 y 1967), Londres (1955), París (1967 y 1969) y Madrid (1983). A partir de 1973 se dedicó con preferencia al dibujo.

JACQUES CARTIER

(Saint-Malo, Francia, 1491-id., 1557) Navegante y explorador francés. El rey Francisco I de Francia encomendó a Cartier en 1534 el mando de una expedición cuya misión era hallar la ruta del noroeste hacia China. Cartier partió de Saint-Malo en abril de 1534 y, tras avistar Terranova, cruzó el estrecho de Belle-Isle y continuó hacia el sur para desembarcar en Gaspé, en el golfo de San Lorenzo. En 1535 realizó un nuevo viaje, en el que remontó el curso del río San Lorenzo hasta Hochelaga (la futura ciudad de Montreal) y, después de pasar el invierno en Stadacona, regresó a Francia siguiendo la ruta de Terranova. 

En 1541 emprendió su tercer viaje y nuevamente navegó por el río San Lorenzo para llegar hasta los rápidos de Lachine. Sin embargo, hubo de regresar a Francia sin haber logrado su objetivo principal: el establecimiento de una colonia en Canadá.

SIR HOWARD CARTER

(Swaffham, Reino Unido, 1873-Londres, 1939) Arqueólogo y egiptólogo británico. Entre 1891 y 1899 fue miembro de la Misión Arqueológica en Egipto. En 1892 colaboró con el egiptólogo Flinders Petrie en la excavación de Tell el-Amarna. Fue también designado inspector jefe del departamento de Antigüedades del gobierno egipcio. Sus descubrimientos más importantes fueron las tumbas del faraón Tutmés IV y de la reina Hatshepsut. 

Sin embargo el hallazgo arqueológico que le supuso convertirse en una celebridad mundial fue el descubrimiento, junto con lord Carnarvon, en 1922, de la tumba del joven faraón Tutankamón, situada en el Valle de los Reyes. 

Lo extraordinario del hallazgo no fue tanto la importancia histórica del faraón como el hecho de que la tumba se encontrara intacta y que contuviese un espléndido tesoro, que actualmente se exhibe en el Museo Egipcio de El Cairo.

LEWIS CARROLL

[Charles Lutwidge Dogson] (Daresbury, Reino Unido, 1832-Guildford, id., 1898) Lógico, matemático, fotógrafo y novelista británico. Tras licenciarse en el Christ Church (1854), empezó a trabajar como docente y a colaborar en revistas cómicas y literarias, adoptando el seudónimo por el que sería universalmente conocido. En 1857 obtuvo una plaza como profesor de matemáticas, y cuatro años después fue ordenado diácono. En 1862, en el curso de uno de sus paseos habituales con la pequeña Alice Liddell y sus dos hermanas, hijas del deán del Christ Church, les relató una historia fantástica, «Las aventuras subterráneas de Alicia». 

El libro se publicó en 1865, con el título de Alicia en el país de las maravillas; él mismo costeó la edición, que fue un éxito de ventas y recibió los elogios unánimes de la crítica, factores que impulsaron a Carroll a escribir una continuación, titulada A través del espejo y lo que Alicia encontró allí (1871). 

La peculiar combinación de fantasía, disparate y absurdo, junto a incisivas paradojas lógicas y matemáticas, permitieron que las obras se convirtieran a la vez en clásicos de la literatura infantil y en inteligentes sátiras morales, llenas de apuntes filosóficos y lógicos, aunque naturalmente para un público adulto y atento. Por otra parte, han sido objeto de diversas especulaciones las tendencias sexuales de Carroll, sobre todo en lo referente a sus numerosas amistades con niñas, a las que gustaba de fotografiar en las poses más variadas, ataviadas con multitud de vestimentas, e incluso desnudas. Escribió también poesía, campo en el que destaca en su producción el poema narrativo La caza del snark, plagado así mismo de elementos fantásticos. 

Además de diversos textos matemáticos, fue autor de trabajos dedicados a la lógica simbólica, con el propósito explícito de popularizarla, en los cuales apunta su inclinación por explorar los límites y las contradicciones de los principios aceptados. Novela: Alicia en el país de las maravillas (Alice’s Adventures in Wonderland, 1865) A través del espejo y lo que Alicia encontró allí (Through the Looking-Glass and What Alice Found There, 1871). Poesía: Fantasmagoría y otros poemas (Phantasmagoria and Other Poems, 1869) La caza del snark (The Hunting of the Snark, 1876) Tres crepúsculos y otros poemas (Three Sunsets and Other Poems, 1898). Tratados: Euclides y sus modernos rivales (Euclid and his Modern Rivals, 1879) El juego de la lógica (The Game of Logic, 1887). «Preocúpate del sentido, y las palabras saldrán por cuenta propia.»

BENJAMÍN CARRIÓN

(Loja, Ecuador, 1897-id., 1979) Político y escritor ecuatoriano. Como periodista, se distinguió por la defensa de los derechos humanos y los valores americanos. Escribió numerosos ensayos sobre historia, entre los que destaca Atahualpa (1930), así como estudios sobre diversas figuras literarias de su tiempo (Miguel de Unamuno y Gabriela Mistral, entre otras) y novelas como El desencanto de Miguel García (1929). 

Embajador en México, Colombia y Chile, fue miembro destacado del Partido Socialista y su carrera política le llevó a ocupar la cartera de Educación Pública. Colaboró activamente en la difusión de la cultura de su país, sobre todo a través de la creación de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

RAFAEL CARRERA

(Ciudad de Guatemala, 1814-id., 1865) Político guatemalteco. Procedente de una familia de escasos recursos económicos, ingresó en el ejército federal de América Central a los doce años, en calidad de tamborilero. La derrota ante las tropas de Francisco Morazán en 1829 motivó su abandono del ejército, en el que había ascendido a las posiciones de mando tras su destacada participación en la guerra civil que azotó el país durante los años previos a su dimisión. Permaneció alejado de los acontecimientos políticos hasta 1837, año en que participó, al mando de un ejército popular, en la revuelta que acabó con el gobierno de Mariano Gálvez y dio pie, a instancias del propio Carrera, a su sustitución por Pedro Valenzuela. 

En marzo de 1840, Carrera y Morazán volvieron a enfrentarse militarmente, con victoria del primero, lo cual significó la desaparición de la Federación de América Central, en manos de Morazán, y la consolidación del poder militar de Carrera, convertido a partir de aquel momento y hasta su muerte en la máxima figura del ejército guatemalteco. 

En diciembre de 1844, asumió la presidencia de Guatemala, y, en marzo de 1847, proclamó la República. Su gobierno, de talante conservador, fue boicoteado por la oposición liberal, que consiguió, en agosto de 1848, forzar su dimisión y su posterior exilio en México. El nuevo gobierno liberal, sin embargo, no logró solucionar los problemas económicos que tenía planteados el país, lo cual motivó el regreso de Carrera (1849) al frente de un «ejército de restauración», compuesto mayoritariamente por indígenas y cuya victoria ante las tropas liberales supuso la vuelta del cabecilla a la presidencia guatemalteca. A partir de 1854 gobernó dictatorialmente, si bien, desde su posición, mejoró las relaciones con España y potenció las exportaciones de café, lo cual permitió una mejora de la situación económica de Guatemala. En lo referente a política interna promulgó leyes a favor de los indígenas y los mestizos, a quienes facilitó la entrada en la administración y el ingreso en el ejército.

JUAN CARREÑO DE MIRANDA

(Avilés, España, 1614-Madrid, 1685) Pintor español. Hijo de un hidalgo asturiano de modestas posibilidades económicas, hacia el año 1625 se trasladó a Madrid, donde ingresó en el taller de Pedro de las Cuevas. En general, sus obras de juventud fueron de temática religiosa, caracterizadas por un acentuado barroquismo, un colorido suntuoso y una pincelada vibrante. 

Desde 1669, año en que fue nombrado pintor real, se dedicó esencialmente al retrato y se convirtió en un fiel intérprete de la corte de Carlos II. 

Dejó numerosos retratos del monarca, dominados por la severidad, y también retratos de muchos otros personajes de la corte, dotados de mayor movimiento y vivacidad. Algunos de ellos como los del Duque de Pastrana y el del Embajador ruso Potemkin, constituyen verdaderas obras maestras.

ALEXIS CARREL

(Ste. Foy-les-Lyon, Francia, 1873-París, 1944) Biólogo y cirujano francés. Estudió en la Universidad de Lyon, y se unió al equipo clínico del Instituto Rockefeller, en el que permaneció durante más de un cuarto de siglo.

Sus estudios se centraron fundamentalmente en la cirugía cardiovascular, campo en el que introdujo una revolucionaria técnica de sutura de los vasos sanguíneos, y en el trasplante de órganos, labor en la que colaboró con el célebre aviador Charles E. Lindbergh, con la pretensión de diseñar un corazón artificial. 

Destaca así mismo su invención de nuevos métodos para la conservación de tejidos. Durante la Primera Guerra Mundial desarrolló en colaboración con inglés Henry Drysdale Dakin, un tratamiento para la esterilización de las heridas profundas. En 1912 recibió el Premio Nobel de Medicina.

VENUSTIANO CARRANZA

(Cuatro Ciénagas, México, 1859-Tlaxcalantongo, id. 1920) Político mexicano. Descendiente de una rica familia de hacendados, estudió leyes en Ciudad de México. Se unió al movimiento revolucionario de Francisco I. Madero, quien lo nombró ministro de Guerra y Marina. Más tarde desempeñó el cargo de gobernador de su estado natal. 

Tras el asesinato de Madero, en 1913 formuló el Plan de Guadalupe y luchó contra Victoriano Huerta, en cabeza de las fuerzas constitucionalistas que derrocaron a éste en 1914, a raíz de lo cual se convirtió en jefe provisional del nuevo gobierno. Sin embargo, la negativa de Zapata y Villa a su exigencia de que desmovilizaran sus respectivos ejércitos, sumada a la desconfianza de uno y otro respecto al talante moderado de Carranza, dieron como resultado que la Convención de Aguascalientes reconociera en su lugar a Eulalio Gutiérrez. Expulsado de Ciudad de México, Carranza consiguió vencer luego a Villa en las batallas de Celaya y Aguascalientes. 

Inició la reforma agraria y convocó un congreso que proclamó la Constitución de 1917, año en que se celebraron las elecciones generales, de las que salió presidente constitucional electo. Su mandato sólo duró tres años, durante los cuales puso en marcha proyectos que habrían de cambiar el rumbo del país. Reorganizó el despacho de Hacienda y regularizó la circulación monetaria, repartió casi dos mil hectáreas de tierra, reconstruyó los sistemas de comunicación y revitalizó la actividad económica de México. A él se debe la promulgación de la Constitución Política Mexicana en 1917.

domingo, 26 de agosto de 2012

ALEJO CARPENTIER

(La Habana, 1904-París, 1980) Novelista cubano. Nació en Cuba, pero su padre, un arquitecto francés, pronto lo llevó a París, donde pasó la infancia. De vuelta en La Habana, en 1921 empezó a estudiar arquitectura aunque no tardó en dedicar todo su tiempo a la escritura y a la música. Durante estos años vivió del periodismo, al ser nombrado jefe de redacción de la revista Carteles en 1924. 

Encarcelado en 1927 a causa de su oposición a la dictadura de Machado, una vez en libertad se exilió en París, donde entró en contacto con el grupo de Breton y participó en la revista Révolution Surréaliste, movimiento del que pronto se distanció pero cuyas enseñanzas le llevaron a la elaboración de su teoría sobre «lo real maravilloso», con la que postula una sobredimensión de la realidad para el mundo latinoamericano.

En 1933 viajó a Madrid donde publicó su primera novela Ecue-Yamba-O, basada en el folclor y la mitología de la población afrocubana. En 1937 asistió al II Congreso de la Defensa de la Cultura celebrado en Valencia. De entre su producción novelística, escrita en un estilo barroco y con gran dominio de la técnica narrativa, destacan especialmente las novelas Los pasos perdidos (1953) y El siglo de las luces (1962), rico fresco de la sociedad antillana en los años de la Revolución Francesa y reflexión sobre las dificultades y contradicciones de la práctica revolucionaria. Otras obras suyas son La ciudad de las columnas (1970), sobre la arquitectura de La Habana; El recurso del método (1974), que retrata la figura del tirano ilustrado; Concierto barroco (1975); La consagración de la primavera (1978), de signo marcadamente autobiográfico; y El arpa y la sombra (1979), su última novela, inspirada en la persona de Cristóbal Colón. En 1977 recibió el Premio Cervantes.

VITTORE CARPACCIO

(Venecia, 1460-id., 1526) Pintor renacentista veneciano. Las principales creaciones de este pintor de la escuela veneciana son los cuatro ciclos dedicados a santa Úrsula, san Jerónimo, la vida de la Virgen y la vida de san Esteban, algunos de ellos actualmente dispersos o desaparecidos. Gentile Bellini (1429-1504) y Antonello da Messina (1430-1479) fueron los pintores que mayor influencia ejercieron sobre la obra de Carpaccio, cuyas creaciones se caracterizan por el interés en la realidad circundante y por un elevado detallismo. 

La introducción de Venecia en sus escenas lo convierte en el primer gran pintor de vedute (vistas), tema pictórico relativo a dicha ciudad que gozó de gran popularidad y tradición posterior. La recuperación de Carpaccio en el siglo XIX se debió al influyente crítico británico John Ruskin, quien admiró la precisión en el estudio de la arquitectura y la luminosidad en la representación de la atmósfera presente en las creaciones del veneciano

WALLACE HUME CAROTHERS

(Burlington, EE UUU, 1896-Filadelfia, id., 1937) Químico estadounidense. Se doctoró en 1924 por la Universidad de Illinois. En 1928 se incorporó a la compañía Du Pont, en Wilmington, con el cargo de director de investigación de química orgánica. Especializó su trabajo en los procesos de polimerización. 

Obtuvo su primer éxito en 1931 al producir neopreno, un caucho sintético derivado del vinilacetileno, y en muchos aspectos superior al caucho natural. 

De su investigación sistemática de sustitutivos sintéticos de fibras naturales como la seda y la celulosa, obtuvo varios poliésteres y poliéteres. En 1935 consiguió la primera fibra sintética que sería producida a escala industrial, la poliamida Nylon 66. Se suicidó a los cuarenta años tras sufrir una larga depresión.

RODRIGO CARO

(Utrera, España, 1573-Sevilla, 1647) Escritor español. Estudió leyes en la Universidad de Osuna, y hacia 1620 pasó a trabajar para el obispado de Sevilla. Se relacionó con Quevedo, Pacheco y Rioja. Su obra más conocida es la Canción a las ruinas de Itálica, durante largo tiempo atribuida a Rioja. En ella trata el tópico de la fragilidad y la vanidad del mundo, en un tono cercano al estoicismo. También destaca su vasta obra teórica sobre la arqueología y la historia: Antigüedades de Sevilla y chorographia de su convento jurídico (1634) y El memorial de Utrera (publicada, póstumamente, en el año 1833). 

Compuso así mismo una interesante colección de biografías: Claros varones en letras naturales en la ilustrísima ciudad de Sevilla y Días geniales o lúdicos (1883), amplio catálogo folclórico que contiene datos inéditos sobre las costumbres de la época. Su ambiciosa obra Dioses antiguos de España se ha perdido. Se le ha atribuido la autoría de la Epístola moral a Fabio, que se suponía obra de Rioja. «Estos, Favio, ¡Ay dolor!, que ves ahora campos de soledad, mustio collado, fueron un tiempo Itálica famosa.» A las ruinas de Itálica

NICOLAS LÉONARD SADI CARNOT

(París, 1796-id., 1832) Ingeniero y científico francés. Describió el ciclo térmico que lleva su nombre (ciclo de Carnot), a partir del cual se deduciría el segundo principio de la termodinámica. Hijo del revolucionario Lazare Carnot, en 1812 ingresó en la École Politechnique y se graduó dos años después, en la época en que se iniciaba el declive del imperio napoleónico y los ejércitos extranjeros asediaban París. Muchos estudiantes, entre ellos Carnot, participaron en las escaramuzas que se produjeron en las afueras de la capital francesa. Tras la guerra con el Reino Unido, Francia tuvo que importar de ese país la maquinaria de vapor más avanzada de la época, lo cual reveló a Carnot lo atrasada que se encontraba Francia con respecto a los demás países industrializados. 

Este hecho, unido a las inspiradoras conversaciones que mantuvo con el eminente científico e industrial Nicolas Clément-Desormes, lo impulsaron a centrar su actividad en el desarrollo de las máquinas movidas por vapor. En su ensayo publicado en 1824 bajo el título Reflexiones sobre la potencia motriz del fuego, Carnot, sin perderse en detalles técnicos, describió el ciclo energético de una máquina idealizada, cuyo rendimiento depende únicamente de las temperaturas inicial y final de la sustancia que impulsa la máquina (vapor o cualquier otro fluido), con independencia de la naturaleza de la misma. Este trabajo, aunque no fue mal acogido por la comunidad científica, cayó en el olvido hasta 1934, cuando fue rescatado por el ingeniero ferroviario francés Émile Clapeyron. 

A partir de entonces influyó de forma definitiva en la labor de desarrollo de la teoría termodinámica encabezada por Rudolf Clausius en Alemania y William Thomson (lord Kelvin) en el Reino Unido. Siguió con su labor científica hasta su temprana muerte en el año 1832, víctima de la epidemia de cólera que asoló París en esas fechas.

RUDOLF CARNAP

(Runsdorf, Alemania, 1891-Los Ángeles, 1970) Filósofo alemán. Fue uno de los principales representantes, junto con Otto Neurath y Kurt Gödel, del denominado Círculo de Viena, fundado por Moritz Schlick. En 1929 el Círculo editó un manifiesto titulado La concepción científica del mundo: el Círculo de Viena, redactado por Neurath y firmado por Carnap y el matemático Hans Hahn, en el cual se expresaban los principios fundamentales del neopositivismo, en especial el rechazo a la metafísica como desprovista de sentido. Partiendo de las tesis del Tractatus logico-philosophicus (1921) de Wittgenstein, el Círculo enfatizó la importancia del principio de verificabilidad, llegando al punto de afirmar que el sentido de un término depende de su verificación empírica. Interesado en mostrar que la mayoría de problemas filosóficos provienen de un uso impropio o excesivo del lenguaje, Carnap se interesó especialmente por la construcción de sistemas lógicos capaces de evitarlo, así como por el análisis del discurso científico, en obras como La estructura lógica del mundo (1928) o La sintaxis lógica del lenguaje (1934). 

También realizó importantes aportaciones a la estadística, recogidas en Fundamentos lógicos de la probabilidad (1950). Carnap fue profesor en Viena en la época del Círculo (1926-1931) y en Praga (1931-1936). Antes de que estallara la segunda Guerra Mundial se trasladó a Estados Unidos, donde enseñó en Chicago (1938-1952), en Princeton (1952-1954) y en Los Ángeles, ya en los últimos años de su carrera académica (1954-1962).

THOMAS CARLYLE

(Ecclefechan, Gran Bretaña, 1795-Londres, 1881) Historiador y ensayista británico. Hijo de una familia de profundas convicciones calvinistas, cursó estudios en la Universidad de Edimburgo. Tras desechar la carrera eclesiástica, a la que le orientaba su padre, fue profesor de matemáticas en Annan y en Kirkcaldy. En diciembre de 1819 regresó a Edimburgo, donde estudió derecho, colaboró con la Edinburgh Encyclopedia, tradujo a Goethe y escribió Sartor Resartus (1833-1834), su primera gran obra. 

En 1834 se trasladó a Londres, ciudad en la que inició la redacción de su Historia de la Revolución Francesa. Su publicación, en 1837, le reportó estabilidad económica y el respeto del mundo académico, lo cual le permitió concentrarse, durante los años siguientes, en el estudio y la redacción de varias otras obras de historia y filosofía, entre ellas La historia de Federico II de Prusia, publicada entre 1858 y 1865. En 1865 fue nombrado rector de la Universidad de Edimburgo. 

La pérdida de su esposa, acontecida en el año 1866, le dejó sumido en una profunda depresión que no superó: a partir de entonces, se retiró de la vida pública y prácticamente dejó de escribir. «El trabajo es el gran remedio de todas las enfermedades y miserias que siempre asediaron al hombre.» Discurso rectoral

CARLOS MARTEL

(?, 688-Quierzy, actual Francia, 741) Mayordomo de palacio franco. Hijo de Pipino de Heristal, alcanzó el rango de mayordomo del Palatium, y gobernó el reino franco ante la inactividad de los últimos monarcas merovingios. La figura de Carlos adquirió gran popularidad gracias a su victoria, en el 732, sobre las fuerzas del emir de al-Andalus Abd al-Rahman al-Gafiquí, cerca de Poitiers, gracias a la cual los francos lograron contener una incursión musulmana dentro de su territorio. La detención del avance del islam, que hasta ese momento había parecido imparable, y la posterior contraofensiva de los francos, que se apoderaron de la Provenza, en el 739, supusieron a Carlos su elevación a campeón de la cristiandad y su sobrenombre Martel: «el Martillo». 

Al morir, dejó el cargo de mayordomo a su hijo, Pipino el Breve, el cual acabaría por coronarse rey e iniciaría la dinastía de los carolingios, nombre que tomó Carlos Martel.

CARLOS IX

(Saint-Germain-en-Laye, Francia, 1550-Vincennes, id., 1574) Rey de Francia (1560-1574). Segundo hijo de Enrique II y Catalina de Médicis. Durante su minoría de edad, fue su madre la que gobernó Francia. Su reinado estuvo marcado por las intrigas y las guerras religiosas entre católicos y hugonotes y por los manejos de la reina madre, que tuvo mucha influencia sobre las decisiones del monarca. 

Tras la paz de Saint-Germain en 1570, que puso fin a muchos años de guerra contra los protestantes, aumentó el ascendiente del líder de éstos, el almirante Coligny, sobre el joven rey. Catalina, opuesta a la política del almirante de forzar una guerra con España para unir a los franceses, forzó a Carlos a aprobar el asesinato de Coligny, lo cual condujo a la matanza de hugonotes de la Noche de San Bartolomé en 1572.

CARLOS IV

(Nápoles, 1748-Roma, 1819) Rey de España (1788-1808). Hijo de Carlos III y María Amalia de Sajonia, fue hombre de carácter débil, lo que se reflejó en su acción de gobierno. En los primeros años, bajo el impulso del conde de Floridablanca, continuaron tímidamente las medidas del reformismo ilustrado. 

El sucesor de Floridablanca, el conde de Aranda, propugnó una política de neutralidad respecto a la Revolución Francesa, pero su caída, en noviembre de 1792, puso el gobierno en manos de Godoy, un joven guardia de corps favorito de la reina, de quien se decía que era su amante. En 1793 declaró la guerra a Francia, que acabó con la derrota española y la firma del tratado de Basilea (1795), hecho que provocó un cambio de orientación de la diplomacia de España que se alió con su antiguo enemigo francés (tratado de San Ildefonso de 1796) y entró en guerra con Gran Bretaña. Las presiones de Napoleón llevaron a Carlos IV a enfrentarse a Portugal, conflicto en el que se apoderó de la plaza de Olivenza. La paz de Amiens de 1802 supuso un breve paréntesis en las hostilidades con los ingleses y la recuperación de Menorca. Pero dos años después se reanudó la guerra y llevó al desastre de Trafalgar (octubre de 1805). 

La bancarrota en que quedó sumido el país provocó el descrédito de Godoy y la conspiración para hacer rey al príncipe de Asturias. En febrero de 1808, las tropas francesas entraban en España, y meses después estallaba el motín de Aranjuez, que obligó a Carlos IV a abdicar en su hijo Fernando. Aquél buscó el apoyo de Napoleón, quien hizo llamar a Fernando VII a Bayona, donde consiguió que le devolviera la corona a su padre, pero sólo para hacer que éste se la cediese a continuación al emperador francés. Luego, Carlos marchó al exilio, donde murió, pues Fernando VII, ya rey nunca le permitió regresar a España.

CARLOS III

(Madrid, 1716-id., 1788) Duque de Parma y de Toscana, rey de Nápoles (1734-1759) y rey de España (1759-1788). Hijo de Felipe V e Isabel Farnesio, en 1734 renunció a los ducados de Parma y Toscana (1731-1734) para convertirse en rey de Nápoles, y en 1759, a la muerte de su hermanastro Fernando VI, en rey de España. En 1736 contrajo matrimonio con María Amalia de Sajonia. Durante su largo reinado se reveló como un soberano inteligente, perfecto modelo del monarca ilustrado, y emprendió una serie de reformas destinadas a modernizar las estructuras administrativas y productivas del Estado. Para este cometido contó con ministros como Esquilache, Aranda y Floridablanca, eficaces ejecutores de los planes reales. 

El radicalismo con que comenzó a aplicarse el plan de reformas chocó enseguida con los intereses del clero y la aristocracia, sectores que aprovecharon una serie de disposiciones de policía (recorte de las capas y del ala de los sombreros) para promover el llamado «motín de Esquilache», en 1766. A pesar de estas reacciones, el proceso reformista siguió adelante. 

Al año siguiente ordenó la expulsión de los jesuitas, quienes se oponían al control estatal de las cátedras de las universidades y de los colegios mayores, y poco después sometió el Santo Oficio al poder de la Corona. En materia agraria promovió el reparto de las tierras comunales, la división de los latifundios y la colonización del campo, en particular en Sierra Morena, y limitó los privilegios de la Mesta en beneficio de los agricultores, y los de los gremios para favorecer la industrialización. Decretó también la libertad del comercio de granos y el libre tráfico con los territorios de América, donde introdujo las intendencias en 1768, y reorganizó el mapa politicoadministrativo al crear en 1776 el virreinato del Río de la Plata y, al año siguiente, la capitanía de Venezuela. 

En el capítulo de la Hacienda pública, racionalizó el sistema fiscal y amplió su base de aplicación, lo cual provocó reacciones tanto en la Península Ibérica como en América, la más grave de las cuales fue la de los comuneros de Nueva Granada, en 1781; introdujo el papel moneda y fundó el Banco de San Carlos, la primera banca estatal. Reformó así mismo la administración de la justicia y, mediante las conocidas «ordenanzas» que promulgó, logró su propósito de convertir el ejército y la marina en verdaderas fuerzas armadas del Estado. La política exterior de Carlos III se orientó al mantenimiento de la paz en el Mediterráneo y del equilibrio de fuerzas entre las potencias del continente. Firmó con el Imperio Otomano (1782), y con las regencias berberiscas de Trípoli, Argelia y Túnez, tratados de paz que garantizaron la seguridad de las costas españolas y revitalizaron el comercio con el norte de África y Próximo Oriente. Por otra parte, suscribió un nuevo pacto de familia, en 1761, con los Borbones franceses, tendente a crear una alianza contra Gran Bretaña, que representaba una seria amenaza para la hegemonía española en América. 

En este contexto, se implicó en la guerra de los Siete Años –que concluyó en 1763 con la firma del tratado de París, con resultado adverso para España– y en la de emancipación de las colonias norteamericanas, y, tras un acuerdo de alianza con Portugal, en la nueva guerra contra Gran Bretaña, que se inició en 1779 y concluyó en 1783 con el tratado de Versalles. Este último conflicto fue favorable a la Corona española, que si bien no recuperó el peñón de Gibraltar, reconquistó Menorca y Florida. Carlos III, quien encarnó como ningún otro monarca el despotismo ilustrado en España, transformó las costumbres sociales y modernizó las estructuras del reino, situándolo en los umbrales de la Revolución Industrial. Sin embargo, en América, el esfuerzo reformista que implantó no fue suficiente para contener el proceso que desembocaría más adelante en las guerras de emancipación.

CARLOS II

El Hechizado (Madrid, 1661-id., 1700) Rey de España (1665-1700). Hijo de Felipe IV y de Mariana de Austria, durante toda su vida fue un ser débil y enfermizo, poco dotado tanto física como mentalmente, aunque no por ello deba considerársele retrasado en modo alguno. Contrajo matrimonio en dos ocasiones, la primera con María Luisa de Orleans y la segunda con Mariana de Neoburgo, aunque con ninguna de ellas tuvo descendencia. 

CARLOS II

El Calvo (?, 823-Maurienne, actual Francia, 877) Emperador franco. Hijo de Luis el Piadoso y de su segunda esposa Judith. Las maquinaciones de ésta, y del grupo de nobles que la rodeaban, hicieron que sobre Carlos recayese una buena parte de la herencia paterna, y se rompiera la unidad imperial en la figura del primogénito, Lotario. 

A la muerte de Luis el Piadoso, en el 840, Lotario, Carlos y Luis, sus tres hijos, se enfrentaron entre ellos, sin que ninguno lograse la supremacía, por lo que todos quedaron debilitados ante la nobleza. Así, en el tratado de Verdún del 843, resolvieron repartirse el imperio, y a Carlos le correspondió la parte occidental. 

Cuando la rama familiar de Lotario, que ostentaba el título imperial, se extinguió en el año 875, Carlos logró hacerse coronar emperador en Roma, pero, atacado por Luis, se vio forzado a regresar para hacerle frente. Muerto Luis, Carlos no pudo vencer al hijo de éste, Luis el Tartamudo, y falleció, abandonado por sus nobles, en el curso de una expedición a Italia.

CARLOS I

(Dunfermline, Gran Bretaña, 1600-Whitehall, id., 1649) Rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda. Segundo hijo de Jacobo I, accedió al trono en 1625. Casó con la princesa francesa y católica Enriqueta María. Como los gastos de la guerra contra España incrementaran la oposición de sucesivos parlamentos a las demandas reales, se insistió en fijar los límites de las prerrogativas reales, pero el monarca se negó a escuchar las reclamaciones de sus súbditos. En 1628, el Parlamento remitió al rey la petición de derechos, que limitaba las atribuciones reales. Carlos, que creía firmemente en los derechos monárquicos y estaba muy comprometido con la Iglesia de Inglaterra, fingió aceptar la petición, pero dejó de respetarla al cabo de poco tiempo, y disolvió el Parlamento en 1629. 

Empezaron entonces los once años de gobierno absolutista, durante los que el monarca impuso el culto anglicano, persiguió a los puritanos ingleses y extendió la liturgia inglesa a Escocia en 1636, lo cual provocó la revuelta de la Escocia presbiteriana. Apremiado por la necesidad de dinero, no tuvo otra salida que convocar, en mayo de 1640, un Parlamento («Parlamento corto»), que rechazó las peticiones reales y fue disuelto. En noviembre de 1640 el rey convocó, nuevamente por urgencias económicas, un nuevo Parlamento («Parlamento largo»), que, presidido por John Pym, encarceló primero y ejecutó después a los dos consejeros del rey, el arzobispo de Canterbury, William Laud, y el conde de Strafford. 

Estalló entonces en Irlanda una sublevación, detrás de la cual se sospechó que estaba el propio Carlos, y se desencadenó luego la guerra civil, en la que los ejércitos reales fueron derrotados en Naseby (1645). Entregado por los escoceses al Parlamento inglés, la evasión de Carlos en 1647 dio origen a una nueva guerra civil, pronto ganada por los ironsides (caballería) de Cromwell. El nuevo Parlamento juzgó y condenó al monarca, que murió ejecutado en el cadalso.

SAN CARLOS BORROMEO

(Arona, actual Italia, 1538-Milán, 1584) Cardenal y arzobispo de Milán. Nacido en el seno de una familia noble –su madre era Margarita de Médicis, hermana del papa Pío IV–, estudió latín en Milán y en 1522 pasó a la Universidad de Pavía, donde en 1559 obtuvo el grado de doctor en derecho civil y derecho canónico. Un año después, su tío, el papa Pío IV, le llamó a Roma para que fuera su secretario y administrador de los Estados Pontificios. 

El mismo año, cuando sólo contaba veintidós, fue nombrado cardenal y protector de Portugal, los Países Bajos y los cantones católicos de Suiza, así como de varias órdenes religiosas. Desde su posición en la Iglesia combatió activamente la Reforma y promovió las ideas establecidas en el entonces reciente concilio de Trento (1545-1563). Carlos Borromeo se había hecho cargo también de su familia tras la muerte de su padre, y cuando falleció su hermano (1562) dudó entre casarse para dar descendencia a su estirpe o proseguir la carrera religiosa. 

Finalmente se decidió por la segunda opción y se dedicó plenamente a la tarea emprendida por la Contrarreforma: promovió cambios en los libros litúrgicos y la música religiosa (él mismo tocaba el laúd y el violoncelo como aficionado), y con este fin encargó la Misa del papa Marcelo. 

Además, envió a Milán a treinta jesuitas para consolidar la Contrarreforma y adoptó medidas encaminadas a reformar la actividad del clero: ordenó poner rejas en los locutorios de las religiosas y pidió más severidad y rigor en el cumplimiento de los deberes cristianos. Estas iniciativas le costaron muchos ataques e incluso agresiones físicas: parece ser que fue atacado por un clérigo llamado Farina, miembro de la orden de los Humillados, que disparó contra él mientras estaba entregado a la oración. La Iglesia siempre lo tuvo, sin embargo, como una figura emblemática, y el papa Paulo V lo canonizó en 1610.

CARLOMAGNO

[Carlos I el Grande] (?, 742-Aquisgrán, actual Alemania, 814) Rey de los francos (768-814) y emperador de los romanos (800-814). Hijo del monarca franco Pipino el Breve, fundador de la dinastía carolingia y forjador de un gran Estado que comprendía Austrasia, Neustria, Borgoña, Auvernia, Aquitania, Septimania y Provenza, en el 768 heredó de su padre la mitad occidental del reino de los francos, con capital en Noyon, mientras que su hermano Carlomán recibía la mitad oriental, cuya capital era Soissons. Luego de tres años de intrigas y rivalidades, en que cada hermano buscó alianzas con el duque de Baviera, la monarquía lombarda y el Papado para debilitar la posición del otro, la prematura muerte de Carlomán permitió a Carlomagno restablecer la unidad territorial del reino franco (771). 

En el año 773, el rey lombardo Desiderio entró en Roma y sometió al papa Adriano I, quien hubo de pedir ayuda a Carlomagno. Éste, viendo la posibilidad de intervenir en Italia, no dudó en acudir en auxilio del pontífice, y al año siguiente derrotó a Desiderio en Pavía, victoria que le permitió proclamarse rey de los lombardos y recibir del Papa el título de patricio o protector de la Iglesia. Mucho más dura resultó la conquista de Sajonia, entre el bajo Rin y el Elba, ya que durante más de treinta años, del 772 al 804, los sajones, encabezados por el noble Widukind, opusieron tenaz resistencia tanto a la dominación franca como a la penetración del cristianismo. 

Tan sólo una veintena de campañas militares y la aplicación de métodos muy violentos como las ejecuciones, las deportaciones y las conversiones forzosas en masa permitieron a Carlomagno someter y cristianizar a los sajones, no sin antes haber sufrido serios reveses. No obstante, en los Pirineos, en el paso de Roncesvalles, tras intentar tomar Zaragoza y devastar Pamplona, fue donde el ejército franco sufrió su derrota más humillante, al ser aniquilada su retaguardia por vascos y gascones, acción en que perdieron la vida diversos notables de la corte, como el duque Rolando (778); la batalla daría origen al célebre cantar de gesta conocido como la Chanson de Roland. Este desastre convenció a Carlomagno de la necesidad de establecer una marca (zona fronteriza fortificada) frente a los musulmanes, deseo que se concretó en la creación de la Marca Hispánica en el nordeste de la península Ibérica, una vez conquistadas las ciudades de Gerona (785) y Barcelona (801). Paralelamente, en Europa septentrional, el monarca franco sometió a los frisones (785), mientras que, en el este, incorporó Baviera y Carintia (788) e instituyó una especie de protectorado sobre los ávaros en la Panonia superior (805). El día de Navidad del año 800, de nuevo Carlomagno en Roma para restablecer al Papa en sus funciones, perturbadas por desordenes locales, León III lo coronó emperador, título que le confería un rango superior al resto de monarcas cristianos. 

La pretensión de restablecer el Imperio de Occidente, sin embargo, provocó el recelo de Bizancio y una guerra con los griegos por el dominio de Venecia y Dalmacia, conflicto que finalizó con la aceptación de la dignidad imperial del rey franco por parte del emperador bizantino Miguel I (812). Gran protector de las letras y de las artes, Carlomagno fue, además, el promotor del llamado renacimiento carolingio, un movimiento intelectual y literario surgido en la corte imperial e impulsado por sabios como Alcuino de York, Eguinardo, Pablo Diácono, Pablo de Pisa y Teodulfo, que promovió una profunda renovación cultural en el Occidente europeo. A su muerte, acaecida en Aquisgrán el 28 de enero del 814, el Imperio Carolingio pasó a manos de su hijo Ludovico Pío y entró en una lenta pero irreversible decadencia. «La esperanza es el sueño de los que están despiertos.»

FERNANDO HENRIQUE CARDOSO

(Río de Janeiro, 1931) Político brasileño. Sociólogo e intelectual de prestigio y profesor de la Universidad de São Paulo, se convirtió en un referente de la izquierda brasileña a lo largo de la década de 1960. A raíz del golpe de Estado militar en 1964 se vio obligado a exiliarse. A su regreso, tres años más tarde, las autoridades militares le prohibieron el ejercicio de la docencia en cualquier universidad brasileña. 

En 1969 fundó el Centro Brasileño de Planificación y Análisis, en torno al cual se agruparon intelectuales y académicos progresistas del país. Senador por São Paulo y socio fundador del Partido Socialdemócrata Brasileño, como ministro de Hacienda consiguió reducir la inflación espectacularmente en poco menos de un año, éxito que contribuyó a su victoria en las elecciones presidenciales de 1994 y a su posterior reelección en 1998.

LÁZARO CÁRDENAS

(Jiquilpán, México, 1895-Ciudad de México, 1970) Militar y político mexicano. Se unió muy joven al ejército revolucionario (1913) y fue uno de los principales defensores del credo socialista. Seguidor de Madero, cuando éste fue asesinado se unió las tropas de Plutarco Elías Calles que combatían al general Huerta, en apoyo del constitucionalismo de Venustiano Carranza y Alvaro Obregón. General en 1925, gobernador de Michoacán (1928) y presidente del Partido Nacional Revolucionario en 1930; secretario de Gobernación (1931) y de Guerra y Marina (1933) y presidente de la República en el período 1934-1940. Cárdenas transformó al PNR en el Partido de la Revolución Mexicana (1938) y distribuyó millones de hectáreas entre más de 750 000 familias campesinas. 

En 1937 nacionalizó las compañías ferroviarias, y cuando las empresas petroleras se negaron a cumplir las leyes laborales (1938), nacionalizó la industria, expropiando sus tierras, pozos petrolíferos y oficinas e inauguró una nueva era de independencia económica. Favoreció a las organizaciones sindicales e impulsó una gran campaña para la integración del indígena y la educación de las masas, en la cual creó numerosas escuelas y secularizó la enseñanza. Apoyó a la República durante la guerra civil española y dio asilo a numerosos refugiados republicanos. Su defensa de los intereses campesinos y obreros, así como de los recursos del país frente al capital extranjero, que caracterizó toda su acción política, le dio una autoridad moral que perduró aun después de su alejamiento del poder. 

En 1950 se adhirió al Movimiento Mundial de la Paz, del que llegó a ser vicepresidente, después de recibir en el año 1955 el premio Stalin de la Paz. Su última actuación en la esfera internacional fue como miembro del tribunal Russell para juzgar los crímenes de guerra estadounidenses en Vietnam (1966-1968).

ERNESTO CARDENAL

(Granada, Nicaragua, 1925) Poeta nicaragüense. Poeta revolucionario y sacerdote católico, se dio a conocer con las obras La ciudad deshabitada (1925) y Proclama del conquistador (1947). Comprometido políticamente con los conflictos sociales de su país, en 1954 participó en un movimiento armado que intento asaltar al dictador Somoza, y posteriormente, en 1957, fue ordenado sacerdote, tras lo cual residió durante un tiempo en un monasterio de Estados Unidos. 

Esta reclusión religiosa supuso para el poeta un oasis de serenidad frente a la deslumbrante ciudad moderna. De regreso en Nicaragua fundó una comunidad en la isla de Solentiname. 

Su poesía, reflejo de su radicalismo personal, denunció el sufrimiento y la explotación de las llamadas repúblicas bananeras, temática que centra su Canto nacional. 

En un seminario, en Colombia, lugar donde realizaba estudios sacerdotales, escribió Salmos (1964) y Oración por Marilyn Monroe y otros poemas (1965). Ministro de Cultura durante la década de la revolución sandinista, recibió una reprimenda pública del papa Juan Pablo II cuando, en su primera visita a Nicaragua, en 1984, lo llamó a regularizar su situación como sacerdote.

GEROLAMO CARDANO

[Jérôme Cardan] (Pavía, actual Italia, 1501-Roma, 1576) Matemático italiano. Se graduó en la Universidad de Pavía y se doctoró en medicina (1526) en la de Padua. En 1536 se trasladó a Milán, donde empezó a ejercer como profesor de matemáticas. En 1539 publicó su primera obra en dicha materia, la Práctica de matemáticas y mediciones individuales, en la que recogió el contenido de sus clases. 

Ese mismo año fue admitido en la facultad de medicina, de la que al poco fue nombrado rector. En 1543, ya con una sólida fama como médico (a él se debe la primera descripción clínica de la fiebre tifoidea), se trasladó de nuevo a Pavía. Dos años después publicó su obra científica más importante, el Ars magna, donde se recoge un exhaustivo estudio de las ecuaciones de tercer grado o cúbicas, y en la que se ofrece la regla para la resolución de las mismas que lleva su nombre. 

Por la publicación de dicho resultado fue duramente criticado por el también matemático Niccolò Tartaglia, quien se lo había revelado con la condición de que lo mantuviera en secreto y no lo divulgara, si bien Cardano, al descubrir otra fuente en la que se contenía dicha regla, se creyó liberado de su promesa. Otras obras suyas de importancia fueron el Libro sobre juegos y azar, en el cual ofreció la primera aproximación sistemática a la teoría de la probabilidad y enunció la ley de los grandes números, resultados todos ellos que no serían abordados de nuevo (por Blaise Pascal y Pierre de Fermat) hasta un siglo más tarde. 

Así mismo, publicó títulos de contenido filosófico, como La sutileza de las cosas, que fueron muy leídos en su tiempo. Los últimos años de su vida estuvieron plagados de desgracias, desde la ejecución en el año 1560 de uno de sus hijos, acusado de asesinato, hasta un proceso por herejía por el que llegó a ser encarcelado (1570). Absuelto un año después, pero privado del derecho de publicar obra alguna, se trasladó a Roma ciudad en la que redactó su autobiografía Mi propia vida, que concluyó poco antes de su muerte.

CARAVAGGIO

[Michelangelo Merisi] (Caravaggio, actual Italia, 1571-Porto Ercole, id., 1610) Pintor italiano. Principal figura de la pintura italiana de su tiempo, aprendió el arte pictórico de un maestro de segunda fila, Simone Peterzano, y sobre todo a partir del estudio de las obras de algunos artistas venecianos. De 1592 a 1606 trabajó en Roma, donde no tardó en destacar no sólo por su original enfoque de la obra pictórica, sino también por su vida irregular, en la que se sucedían lances, peleas y episodios reveladores de su carácter tempestuoso y su falta de escrúpulos. De Caravaggio se ha dicho que fue un revolucionario tanto por su vida turbulenta como por su pintura, en la que planteó una oposición consciente al Renacimiento y al manierismo. 

Siempre buscó, ante todo, la intensidad efectista a través de vehementes contrastes de claroscuro que esculpen las figuras y los objetos, y por medio de una presencia física de vigor incomparable. Al evitar cualquier vestigio de idealización y hacer del realismo su bandera, pretendió ante todo que ninguna de sus obras dejara indiferente al espectador. Desde el principio de su estancia romana rechazó la característica belleza ideal del Renacimiento, basada en normas estrictas, y eligió el camino de la verdad y el realismo, realizando sus obras mediante copias directas del natural, sin ningún tipo de preparación previa. 

Sus primeras creaciones son fundamentalmente pinturas de género que combinan la figura humana con escenas de bodegón y naturaleza muerta. Constituye un ejemplo emblemático de esta primera etapa creativa El tocador de laúd, donde un joven de belleza feminoide y sensual comparte protagonismo con frutas, flores y una serie de objetos relacionados con la música. En estas primeras obras resulta ya evidente el empleo estético de Caravaggio de los juegos de luces y sombras, si bien el claroscuro sólo sirve aquí como creador de volúmenes y de profundidad, sin añadir a la acción efectos de dramatismo, como sería habitual en las creaciones posteriores del artista. La cena de Emaús, una de sus Obras Maestras, caracterizada por suntuosos tonos oscuros, sombras envolventes y haces de luz clara que inciden en puntos determinados, señala el comienzo del período de madurez del artista, quien se decanta abiertamente por la temática religiosa y trabaja por encargo de los grandes comitentes de la época. Algunas de sus obras son rechazadas por el naturalismo con que aborda los pasajes bíblicos, pero no faltan los mecenas laicos dispuestos a adquirir de buen grado aquellos cuadros que el clero no ve con buenos ojos. A esta época corresponden las dos grandes realizaciones del artista: los retablos de la capilla Contarelli de San Luigi dei Francesi y de la capilla Ceresi de Santa Maria del Popolo, con La vocación de san Mateo y El martirio de san Mateo el primero, y La crucifixión de san Pedro y La conversión de san Pablo el segundo. Son obras, todas ellas, dominadas por una intensa acción dramática, muy estudiadas desde el punto de vista compositivo y en las que se obtienen resultados espléndidos con una gran economía de medios. En 1606, Caravaggio mató a un hombre en una reyerta y se vio obligado a huir de Roma, adonde, muy a su pesar, nunca pudo volver. Murió cuatro años después en una playa solitaria, aquejado de malaria. 

En esta última época había pintado algunas obras en las que su dramatismo característico dejaba paso a una gran serenidad. Baco (h. 1595; Uffizi, Florencia) Muchacho con un cesto de fruta (h. 1595; Galería Borghese, Roma) La buenaventura (h. 1595; Museo del Louvre, París) El tocador de laúd (h. 1596) La cena de Emaús (h. 1598-1600; National Gallery, Londres) La vocación de san Mateo (1599-1600; destruido) La crucifixión de san Pedro (1600-1601; Santa Maria del Popolo, Roma) La conversión de san Pablo (1600-1601; Santa Maria del Popolo, Roma) El santo entierro (1602-1604; Museos del Vaticano, Roma) La Virgen de los palafreneros (1605; Galería Borghese, Roma) La muerte de la Virgen (1605- 1606; Museo del Louvre, París) La decapitación de san Juan Bautista (1608; catedral de La Valetta, Malta) Narciso (Galería Nacional de Arte Antiguo, Roma) Medusa (Uffizi, Florencia).

MARCO AURELIO CARACALLA

[Marco Aurelio Antonino] (Lyon, actual Francia, 188-Edesa, actual Turquía, 217) Emperador romano (212-217). Hijo de Septimio Severo, en el 212 asesinó a su hermano Geta, que se había convertido en su principal rival en el poder, y a continuación se dedicó a eliminar en la corte a todos los partidarios de aquél. 

Dejó los asuntos de gobierno en manos de su madre, Julia Domna, y publicó un edicto por el que se concedía la ciudadanía romana a todos los habitantes del imperio. Realizó diversas campañas en las fronteras y combatió en el Danubio y en Oriente, si bien no logró avances significativos. 

En el 215 saqueó la ciudad de Alejandría por haber prestado apoyo a su hermano. Su crueldad y su falta de tacto le granjearon una amplia oposición, que se vio incrementada por el descontento provocado por los resultados de la guerra contra los partos. En abril del 217, el emperador fue asesinado en un complot urdido por Macrino, el prefecto del pretorio.

FRANK CAPRA

(Palermo, Italia, 1897-La Quinta, EE UU, 1991) Director cinematográfico estadounidense de origen italiano. Cuando él tenía seis años de edad su familia emigró a Estados Unidos. Cursó estudios en el California Institute of Technology, y, tras su graduación (1918), obtuvo un empleo como profesor en el ejército. En 1921 inició su carrera cinematográfica, y en 1931 consiguió su primer gran éxito como director con La mujer milagro. 

Máximo exponente de la comedia estadounidense clásica, consiguió el Oscar al mejor director en tres ocasiones: en 1936 por El secreto de vivir, en 1938 por Vive como quieras y en 1939 por Caballero sin espada. 

Durante la Segunda Guerra Mundial realizó documentales al servicio del ejército de Estados Unidos, y en 1947 dirigió ¡Qué bello es vivir!, considerado uno de su mejores filmes, pero que no obtuvo el aplauso del público. A partir de los años cincuenta, su fórmula pareció agotarse. 

En 1982 recibió el homenaje del American Film Institute por el conjunto de su obra.

TRUMAN CAPOTE

[Truman Streckfus Persons] (Nueva Orleans, EE UU, 1924-Los Ángeles, 1984) Novelista estadounidense. Escritor precoz, se dio a conocer a los veinticuatro años con Otras voces, otros ámbitos (1948), que obtuvo cierto éxito y generó importantes expectativas sobre su futura obra. Tras publicar varias novelas, entre ellas Un árbol de noche y El arpa de hierba (1951), de contenido simbólico y onírico, Capote se dedicó a trabajar su estilo y consolidar su concepción novelística, resultado de lo cual fue la publicación de Desayuno en Tyffany’s (1958), novela de estilo ágil y sutil poesía, llevada al cine en 1961 con el título Desayuno con diamantes. 

Su interés por el periodismo y su intensa colaboración con la revista New Yorker lo acercaron a la disciplina del reportaje de investigación, lo que dio como fruto su célebre obra A sangre fría, creadora del género de la non-fiction novel, que relata el caso real del asesinato de la familia Cutters, basándose en documentos policiales y el testimonio de los implicados. Por esta novela, junto a Norman Mailer y Tom Wolfe, Capote es considerado uno de los padres del new journalism (nuevo periodismo), que combina la ficción narrativa y el periodismo de reportaje, dentro de una nueva concepción de la relación entre realidad y ficción. En 1969 publicó El invitado del día de Acción de Gracias, seguido de Los perros ladran (1973), colección de ensayos, y Música para camaleones (1980), que combina la ficción y la realidad, una de las obras más celebradas de este autor.

JOSÉ RAÚL CAPABLANCA

(La Habana, 1888-Nueva York, 1942) Ajedrecista cubano. Aprendió a jugar al ajedrez a la edad de cuatro años, observando la técnica de su padre. En 1902 participó en el primer campeonato nacional cubano de ajedrez, clasificándose en cuarta posición. A partir de entonces tomó parte en diversas competiciones, que le llevaron a recorrer Europa y Estados Unidos.

Entre 1912 y 1915 publicó una revista de ajedrez en La Habana. Durante la Primera Guerra Mundial permaneció en Nueva York, donde ganó varios torneos de ajedrez entre 1915 y 1918. 

Ganó el campeonato mundial de ajedrez en 1921, tras derrotar a Lasker en La Habana. En ese mismo año publicó su obra Fundamentos del ajedrez y contrajo matrimonio en la capital cubana. Capablanca continuó compitiendo y ganó, entre otros torneos, el New York International en 1927. Este año perdió su título mundial frente a Alekhine. También fue embajador de Cuba, participó como actor en la película Chess Fever, en 1925, y se casó en segundas nupcias con una princesa rusa. Falleció en 1942, a los cincuenta y tres años, a consecuencia de un ataque cardíaco que sufrió en el Club de Ajedrez de Manhattan. Fue sepultado en La Habana.

viernes, 24 de agosto de 2012

ROBERT CAPA

[Andrei Friedmann] (Budapest, 1913-Thai Binh, Vietnam, 1954) Fotógrafo y corresponsal de guerra húngaro. Exiliado de Hungría en 1931 por su relación con grupos de tendencia izquierdista, estudió periodismo en Alemania y trabajó para la agencia Dephot. En 1936, junto con su compañera Gerda Taro, inventó la figura de Robert Capa, fascinante periodista estadounidense, y bajo este seudónimo presentó la primera exposición de sus trabajos, que alcanzaron precios exorbitantes. Aunque la ficción no tardó en ser descubierta, decidió conservar ese nombre.

El prestigio internacional le llegó sobre todo a partir de sus reportajes sobre la guerra civil española y sobre la Segunda Guerra Mundial para la revista Life, al captar con su cámara episodios bélicos como los bombardeos japoneses sobre China, las campañas del norte de África y el desembarco de Normandía. En 1947, con Henri Cartier-Bresson, Rodger, Vandiver, y David (Chim) Seymour, fundó Magnum Photos, la primera agencia cooperativa de fotógrafos independientes.

Un año después se desplazó a Oriente Medio para fotografiar los combates en Palestina. Tras la creación de Magnum se dedicó a enseñar a fotógrafos más jóvenes, hasta que en 1954 decidió cubrir la guerra de Indochina, que luchaba por independizarse de Francia. Este mismo año murió destrozado por la explosión de una mina que pisó inadvertidamente.

CANUTO I EL GRANDE

(?, 995-Shaftesbury, actual Reino Unido, 1035) Rey de Inglaterra (1014-1035), Dinamarca (1018-1035) y Noruega (1028-1035). Su padre Sven, rey de los daneses, estaba enfrentado al rey inglés Etelredo. Muerto su padre, Canuto prosiguió la guerra, y tras la muerte de Etelredo se convirtió en el nuevo rey de Inglaterra. Instauró una sensata política de apaciguamiento entre daneses y sajones, para lo que contó con el apoyo del sajón Godwin, a quien nombró conde de Wessex. 

En poco tiempo Canuto logró forjar un gran imperio que comprendía Inglaterra, Dinamarca, Suecia y Noruega, lo que le convirtió en uno de los monarcas más respetados de su tiempo. A su temprana muerte, este gran entramado político, aún sin consolidar, se resquebrajó, e Inglaterra quedó sumida en las luchas internas entre los seguidores de Godwin y los de Eduardo el Confesor, hijo de Etelredo.

GEORG FERDINAND CANTOR

(San Petersburgo, 1845-Halle, Alemania, 1918) Matemático alemán de origen ruso. El joven Cantor permaneció en Rusia junto a su familia durante once años, hasta que la delicada salud de su padre les obligó a trasladarse a Alemania. En 1862 ingresó en la Universidad de Zurich, pero tras la muerte de su padre, un año después, se trasladó a la Universidad de Berlín, donde estudió matemáticas, física y filosofía. Se doctoró en 1867 y empezó a trabajar como profesor adjunto en la Universidad de Halle. En 1874 publicó su primer trabajo sobre teoría de conjuntos. 

Entre 1874 y 1897, demostró que el conjunto de los números enteros tenía el mismo número de elementos que el conjunto de los números pares, y que el número de puntos en un segmento es igual al número de puntos de una línea infinita, de un plano y de cualquier espacio. Es decir, que todos los conjuntos infinitos tienen «el mismo tamaño». Consideró estos conjuntos como entidades completas con un número de elementos infinitos completos. Llamó a estos números infinitos completos «números transfinitos» y articuló una aritmética transfinita completa. Por este trabajo fue ascendido a profesor en 1879. 

Sin embargo, el concepto de infinito en matemáticas había sido tabú hasta entonces, y por ello se granjeó algunos enemigos, especialmente Leopold Kronecker, que hizo lo imposible por arruinar su carrera. Estancado en una institución docente de tercera clase, privado del reconocimiento por su trabajo y constantemente atacado por Kronecker, sufrió su primera crisis nerviosa en 1884. Sus teorías sólo fueron reconocidas a principios del siglo XX, y en 1904 fue galardonado con una medalla de la Sociedad Real de Londres y admitido tanto en la Sociedad Matemática de Londres como en la Sociedad de Ciencias de Gotinga. En la actualidad se le considera como el padre de la teoría de conjuntos, punto de partida de exepcional importancia en el desarrollo de la matemática moderna. Murió en una institución mental.

ANTONIO CÁNOVAS DEL CASTILLO

(Málaga, 1828-Santa Águeda, España, 1897) Político e historiador español. Hijo de un modesto maestro de escuela, su padre murió cuando él tenía trece años, dejando a la familia en una precaria situación. Cursó el bachillerato en Málaga, y en 1845 marchó a Madrid, ayudado por el escritor y primo de su madre Serafín Estebánez Calderón. En la capital inició la carrera de derecho, a la vez que se abría paso en el mundo del periodismo y publicaba su primera novela histórica, La campana de Huesca, y una Historia de la decadencia de España. De esta época son también sus primeros contactos con los círculos intelectuales y políticos del momento. Pronto se ganó la confianza del general Leopoldo O'Donnell, para quien redactó el Manifiesto de Manzanares (1854), en el cual éste legitimaría su golpe de Estado. Ésta fue la única experiencia revolucionaria de Cánovas, que en lo sucesivo se mostró partidario de un legalismo a ultranza, y repudió los levantamientos y las revoluciones. 

Militante de Unión Liberal, fue responsable del Ministerio de Gobernación y de Ultramar a las órdenes de O'Donnell. Cuando los gobiernos de Isabel II se fueron decantando hacia la derecha y los miembros de su partido comenzaron a conspirar, abandonó la vida pública y se entregó a su trabajo como intelectual. Elegido académico de la historia en 1860, ingresó en la Academia Española en 1867. 

Dos años más tarde publicó Bosquejo histórico de la casa de Austria en España, reflejo de su capacidad como historiador. Durante la revolución de 1868 permaneció neutral, y la evidencia de las deficiencias del sistema político español durante el Sexenio Democrático (1868-1874) le llevaron a diseñar un sistema político pragmático y de orden, amparado en la institución monárquica. Según su ideario político, había una constitución interna a la patria que no era resultado de la voluntad popular, y cuyos principios permanentes, como la monarquía hereditaria o el derecho a la propiedad, debía interpretar y desarrollar la Constitución concreta de cada momento histórico. La estabilidad, principal preocupación del régimen que diseñó, se articulaba en la figura del rey Alfonso XII, y en la alternancia en el poder de dos grandes partidos, el Conservador, dirigido por el propio Cánovas, y el Liberal, que agrupaba todas las fuerzas monárquicas de izquierdas bajo el liderazgo de Sagasta. Fuera del sistema quedaban todos los partidos no monárquicos, como carlistas, republicanos, socialistas y anarquistas. La indiferencia popular y el caciquismo permitieron el funcionamiento del sistema de alternancia de forma estable a partir de 1881, y hasta el fin del siglo. 

El interés de Cánovas por la historia no decreció, y durante las etapas en que hubo de estar en la oposición escribió su libro Estudios del reinado de Felipe IV (1888-1889) y dirigió la Historia general de España bajo patrocinio de la Academia de la Historia (1892-1895). Durante su última etapa al frente de la presidencia del Consejo de Ministros debió hacer frente a los graves problemas derivados del independentismo de las colonias ultramarinas: en Filipinas reemplazó a Blanco por Polavieja –quien ordenó el fusilamiento de numerosos los independentistas– y en Cuba, tras el fracaso de la experiencia pacificadora de Martínez Campos, recurrió a Valeriano Weyler para que llevara la lucha con toda dureza, lo que desembocó en la guerra con Estados Unidos. Murió asesinado por el anarquista italiano Angiolillo, cuando descansaba en el balneario de Santa Águeda. «Política es el arte de aplicar en cada época de la Historia aquella parte del ideal que las circunstancias hacen posible.» Discurso, 19-V-1884