Breaking News

jueves, 15 de agosto de 2013

DOLORES DEL RÍO

Dolores del Río, cuyo nombre real era María Dolores Asúnsolo y López Negrete de Martínez del Río (Durango, México, 3 de agosto de 1904 - Newport Beach, California, Estados Unidos, 11 de abril de 1983) fue una actriz mexicana. Estrella de Hollywood durante las décadas de 1920 y de 1930, fue una de las figuras femeninas más importantes de la Época de Oro del Cine Mexicano, figura mítica del espectáculo en Latinoamérica y representación por excelencia del rostro femenino de México en el mundo entero.

Durante los años 1920 y 1930 en Hollywood, Dolores llegó a ser considerada una de las mujeres más bellas de su tiempo, una especie de versión femenina de Rodolfo Valentino, el latin lover del cine mudo. 

Fue una de las pocas superestrellas de la época muda en adaptarse al cine sonoro en Hollywood. Dolores encabezó algunas de las más celebradas cintas de la Época de Oro del Cine Mexicano, siendo la principal musa del director Emilio Fernández. Fue la primera figura femenina mexicana del espectáculo en ser reconocida a nivel internacional.

Vida temprana
Nació en Durango en el seno de una familia acomodada. Su padre fue Jesús Leonardo Asúnsolo, prominente ganadero y gerente bancario, y su madre Antonia López Negrete, distinguida dama de sociedad. Era nieta de Laureano López Negrete, propietario de la Hacienda Sombreretillo.

La familia estaba emparentada con Ramón Novarro, uno de los galanes de Hollywood, quien era primo suyo, así como con el director de cine mexicano Julio Bracho y la actriz Andrea Palma. El curso de la vida de la familia de Dolores fue tranquilo, justo hasta el estallido de la Revolución mexicana suceso que vino a alterar el destino de la familia, dada la condición socio-económica de la misma, por lo que tuvo que disolverse para evitar la violenta persecución que se dio en aquellos años en contra de la gente de clase acomodada.2 El padre emigró a los EE.UU. y Dolores y su mamá emigraron a la Ciudad de México. Ya establecidas en la Ciudad, Dolores estudió en el Colegio Francés de San Cosme (originalmente llamado Collège Français de Saint-Joseph asentado sobre la avenida de San Cosme), y vivió en una casa de la calle de Berlín, en la Colonia Juárez.

De facilidad para el estudio, desarrolló a la par una enorme afición al baile, siendo una gran admiradora de la bailarina rusa Anna Pávlova, convirtiéndose en discípula de la maestra Felipa López. A Dolores le gustaba el baile interpretativo, como el realizado por la bailarina argentina Antonia Mercé. A la edad de 15 años, durante un baile benéfico conoce a quien sería su primer esposo Jaime Martínez del Río (prominente y culto caballero de sociedad, miembro de una de las familias más ricas del país) con quien contrae nupcias en 1921 en la Iglesia de la Inmaculada Concepción y dando la recepción en una de las propiedades de los Martínez del Río, el Rancho "La Hormiga" (hoy la Residencia Oficial de Los Pinos). Dolores toma de la familia Martínez del Río su nombre artístico Dolores del Río. Ella y su esposo viajaron de luna de miel por Europa y a las islas de Hawái y, al regreso, se ocuparon de habitar el rancho algodonero de "Las Cruces", en el Municipio de Nazas, Durango.

Es descubierta por Edwin Carewe (famoso productor de películas) en una soireè organizada por Adolfo Best Maugard en la casa de Salvador Novo. Carewe invita al matrimonio Martínez del Río a viajar a Hollywood.

Carrera en Hollywood
Cine mudo
Rompiendo con todos los cánones de la sociedad mexicana de aquel entonces, contraviniendo la oposición de la familia Martínez del Río y contando sólo con el apoyo de la madre de Dolores, la pareja emprendió el viaje, en tren, a Estados Unidos. Bajo la tutela de Carewe, Dolores aprendió inglés y actuación, mientras que Jaime incursionaba como guionista sin resultado alguno. Sumergida en la mezcla de glamour y desengaño de Hollywood, la pareja afronta serias dificultades, hasta que en 1925 Dolores consigue su primer papel en el filme Joanna.

A pesar de que sus primeras películas en Hollywood no son un éxito, Carewe realiza una extensiva campaña para promocionar la carrera de Dolores, con el objetivo de convertirla en una versión femenina de Rodolfo Valentino. Del Río surgió en Hollywood en un período dominado por las estrellas femeninas rubias. Las pocas estrellas "morenas" eran en ese entonces Theda Bara y Pola Negri, que eran exotizadas en las películas y en la publicidad como "vampiresas". Mientras que la era del cine mudo permitió a Del Río maximizar la ambigüedad racial de su aire oscuro y tez blanca, fue elegida en varios personajes étnicos cuyas características tenían a menudo connotaciones sexuales.

En su segundo filme High Steppers, obtiene el segundo crédito detrás de Mary Astor. Su participación en el filme What Price Glory? (1926), de Raoul Walsh, conseguirá darle el anhelado reconocimiento. Es declarada ganadora del premio "WAMPAS Baby Stars" (de la Western Association of Motion Picture Advertisers) en 1926, junto con Joan Crawford, Mary Astor, Janet Gaynor, Fay Wray y otras.

El filme Resurrection marcaría el inicio de su exitosa carrera por Hollywood. Llegó a trabajar a las órdenes de directores como Raoul Walsh y Clarence Brown. Con Walsh realizará dos cintas más: The Loves of Carmen (1927, cuya primera versión realizara Theda Bara en 1917) y Red Dance (1928). Con Brown filma la cinta The Trail of '98, reemplazando a la actriz Renée Adorée, que enfermó de tuberculosis.

En 1928 filma la cinta Ramona, para la cual grabaría un tema musical con la RCA Víctor, y que le reportó ganancias a la actriz por el resto de su vida. Las primeras versiones de cine de esta adaptación de la novela de Helen Hunt Jackson fueron realizadas por actrices rubias como Mary Pickford (dirigida por D.W. Griffith, 1910) y Adda Gleason (1916) en el papel de la heroína anglo-indio.5 Los críticos del New York Times, encontraron mucho que alabar en lo que se llamó "un poema de amor indio". Esta fue la primera película de la United Artist con una puntuación sincronizada, pero no era una película hablada.

Cuando concluyó la filmación de Ramona, Hollywood entró en pánico por la inminente llegada del Cine Sonoro. En el bungalow de Mary Pickford en la United Artists se reunieron Pickford, Douglas Fairbanks, Charles Chaplin, D.W. Griffith, Gloria Swanson, Norma Talmadge y Dolores, para aclarar en el programa radiofónico The Dodge Brothers Hour que estaban preparados para el reto del cine hablado. Dolores fue más allá al interpretar Ramona.

El matrimonio Del Río sufrió las cepas de éxito de Dolores. Una fuente anónima reflexionó: "En la Ciudad de México había sido la esposa de Jaime Del Río. En Hollywood Jaime se convirtió en esposo de Dolores del Río". La situación era intolerable para los dos. "A este trauma se añadió un aborto involuntario, ya que posteriormente, los médicos aconsejaron a Del Río no tener hijos. Después de una breve separación, Dolores presentó una demanda de divorcio, como los rumores de un romance con Edwin Carewe. Seis meses después, recibió la noticia de que Jaime había muerto en Alemania por envenenamiento de la sangre. Pero los rumores de un siucidio fueron más aceptados.

Durante el rodaje de Evangeline, la United Artists considera separar a Dolores de la tutela de Carewe. Carewe tenía ambiciones de casarse con ella y se convertirse en la pareja más famosa de Hollywood. Para lograr esto, se filtraron rumores en la campaña de las películas Ramona y Evangeline. Carewe contrató a Al Jolson para escribir las canciones que cantaría Dolores en la película. Evangeline (1929) fue un éxito de crítica, pero una decepción en taquilla. La película fue notable como la asociación final de Del Río con Edwin Carewe. La grabación de Del Río cantando la canción recibió amplia difusión radiofónica disfrutando de una vida más larga que la película. Photoplay, destacó a Del Río por su actuación. "Ahora se mete en un papel que podría haber sido reservado para una Lillian Gish. Es un tributo a su versatilidad". United Artists y sus agentes convencieron a Del Río para separarse de Carewe, la contrataron y agregaron a su lista con un sueldo de 9.000 dólares a la semana. La libertad que generaba era palpable en Del Río. "Por primera vez en mi vida soy yo misma. Yo hago lo que quiero hacer. Disfruto de la vida y la felicidad que nunca tuve cuando era joven, porque me casé muy rápido, apenas dos semanas después de salir del convento. Yo quiero tener un romance, reírme, y hablar de nada importante. Ahora estoy recuperando el tiempo perdido". Evangeline fue su última película muda.

Con la llegada de los talkies, Dolores decidió deshacerse de la tutela de Carewe. Carewe no perdía la esperanza de casarse con ella. Durante la filmación de Ramona y Evangeline, Carewe filtró pequeños rumores de una relación en las campañas publicitarias. Pero con el apoyo de la United Artists, Dolores se separa de Carewe, que inicia una campaña de desprestigio en su contra. Incluso, llega a filmar una nueva versión sonora de Resurrection, poniendo como estrella a Lupe Vélez, otra actriz mexicana popular en la época y supuesta rival de Dolores. Pero Dolores logra salir airosa, y en 1930 debuta en el Cine Sonoro con The Bad One (La Mala).

Década de 1930
En 1930 Dolores conoce en una reunión, en el Castillo Hearst organizada por William Randolph Hearst y su amante, la actriz Marion Davies, al magnate de Hollywood Cedric Gibbons, Director Artístico de la Metro-Goldwyn-Mayer. Contrae nupcias con él poco después y es quien contribuye a la consolidación de Dolores como estrella en Hollywood. Dolores daría el paso de estrella exótica, allende la frontera, a una de las grandes princesas de Hollywood. La casa Del Río-Gibbons, se convertira en punto de reunión para grandes estrellas como Greta Garbo, Marlene Dietrich, Errol Flynn, Lili Damita, Fay Wray, Constance Bennett, Joan Bennett, Myrna Loy, Clark Gable y muchos más.

En un principio rehúsa trabajar en el cine sonoro; los ejecutivos de Hollywood temían que su acento latino interfiriera con sus interpretaciones. Así, filma películas con roles exóticos, como La Mala y La Paloma. Pero en 1932, Dolores es contratada por la RKO Pictures. El productor David O. Selznick contrata al director King Vidor para crear una película para el lucimiento de Dolores. "No me importa que historia utilices, pero al final, Del Río debe de ser arrojada al interior de un volcán". La cinta se llamó Ave del Paraíso, y escaldalizó a los espectadores por las escenas donde se baña desnuda en el mar con el actor Joel McCrea. Finalmente filmó el musical Volando a Río (1933, que lanzó a la fama a Fred Astaire y Ginger Rogers). El éxito mundial de Volando a Río, barrió todas las preocupaciones y la controversia a su paso. En la historia del cine se observa como la primera pareja a Fred Astaire y Ginger Rogers, aunque Dolores del Río y Gene Raymond eran los protagonistas. También podría ser la primera aparición del traje de baño de dos piezas, que fue usado por Del Río siempre consciente de la moda. El no poder anticipar la RKO el éxito de la película, en medio de la crisis financiera, terminó el contrato de Del Río.

El tránsito del cine mudo al sonoro no representó dificultad para la actriz. Su desarrollo de starlette a verdadera princesa de Hollywood vino a convertirla también en vanguardista en el mundo de la moda y favorita de los diseñadores de más renombre de aquel entonces. Sus posteriores años en Hollywood casi la encasillaron en comedias musicales, pues pese a no ser una gran bailarina y cantante, contaba con una gracia y fotogenia muy particular. El coreógrafo Busby Berkeley la lució en los filmes Wonder Bar (1934), Madame Du Barry (1934), In Caliente (1935), y otros más. No obstante, se negó a filmar la cinta Vivía Villa!, acusando a la cinta como "Anti-Mexicana". La "caza de brujas" realizada en Hollywood en los años de la década de 1930 a los supuestos "comunistas del cine", afectó a Dolores, quien junto con James Cagney, Lupe Vélez, Ramón Novarro y otros, fue acusada de alentar a los comunistas en California. Esto ocurrió después de que estos actores asistieron a una proyección especial de la película ¡Que viva México! de Sergei M. Eisenstein, ya que las copias fueron reclamadas por Stalin en la Unión Soviética para ser editadas. Veinte años después, esto tendría consecuencias sobre su carrera. Las consecuencias de esta situación las vivirá pues 20 años después.

En 1936 Dolores fue considerada "la segunda mujer más bella de Hollywood" (según la revista Photoplay), sólo superada por Greta Garbo. Pero la carrera de Dolores en Hollywood comenzó a experimentar un declive. Cedric Gibbons, hombre clave en la Metro, no pudo hacer nada por su esposa en unos estudios donde las principales estrellas eran la Garbo, la Crawford, Norma Shearer y Jean Harlow. Los "hombres fuertes" de la compañía, Louis B. Mayer e Irving Thalberg hablaban maravillas de su belleza, pero no les interesaba su carrera, en unos estudios donde las políticas impedían el lucimiento de estrellas latinas. A fines de los años treintas el temperamento latino deja de estar de moda. Lo "primitivo" no interesa en un mundo cercado por la inminencia de la guerra, y el glamour, que no desaparece, si pierde algunos de sus rasgos sacramentales. No es lo mismo Greta Garbo en Reina Cristina o Marlene Dietrich en las películas de Josef Von Sternberg o Dolores del Río en Ave del paraíso, que Vivien Leigh sucia y fatigada por la guerra en Lo que el viento se llevó. Dolores del Río, una de las grandes bellezas del "Star System", se halla de pronto sin personaje fílmico a su disposición. Tras una serie de películas policíacas de escaso éxito filmadas con la Warner Bros., la mexicana es declarada "veneno de taquilla", al igual que otras estrellas que no encajaban en el perfil de estrella comercial: Marlene Dietrich, Joan Crawford, Katharine Hepburn, Mae West..., pues sus elevados salarios y popularidad no impactaban en la taquilla.

Relación con Orson Welles
Hacia 1942, y después de un proceso de desgaste de la relación, Dolores del Río se divorcia de Cedric Gibbons. Posteriormente se vincularía sentimentalmente con el actor y director Orson Welles; por Welles, Dolores abandona su carrera como actriz, apareciendo sólo de manera esporádica. Acerca de su primer encuentro con Welles, Dolores le contó a su prima, la actriz Andrea Palma lo siguiente: "Su personalidad era impresionante. Su atractivo varonil no podía ser ignorado por ninguna mujer. Todo en él irradiaba vitalidad y su seguridad, me parecía deslumbrante. 

Tanto llamó mi atención, que me sorprendí a mí misma diciendo mentalmente: Si este hombre me pide que me vaya con él esta noche... me voy ". Ella estuvo a su lado durante la filmación y polémica de su obra maestra: El ciudadano Kane. Welles tenía pensado dirigirla en su debut en el cine mexicano con la cinta Santa, pero el proyecto se canceló (finalmente se filmó en México, en 1943 dirigida por Norman Foster y con Esther Fernández en el papel principal). Con Welles acepta participar en Journey into Fear, sin embargo, su papel es recortado por los problemas generados por Welles en las productoras tras el escándalo de El ciudadano Kane.

Welles había preparado un proyecto para Del Río: un drama mexicano que dio a la RKO para ser presupuestado. En la historia, Dolores sería "Elena Medina", "la chica más bella del mundo", y Welles sería un americano que se ve envuelto en un enredo para perturbar un complot nazi para derrocar al gobierno mexicano. Welles planeaba filmar en México, pero el gobierno mexicano debía aprobar la historia, y esto nunca sucedió. También acompañó a Welles en espectáculos de variedades en los Estados Unidos. Ella también apareció en un programa de radio con él acerca de la vida de Don Miguel Hidalgo y Costilla, Libertador de México. Dolores se desempeñó como consultora y como actriz, interpretando a Josefa Ortiz de Domínguez Colaboró ​​con Welles en la película Journey into Fear en 1942. Después de que Welles se separó de la RKO, Del Río simpatizó con él y su personaje en la película se redujo.

Nelson Rockefeller, Coordinador de Asuntos Panamericanos, envía a Welles a Sudamérica, como Embajador de la Buena Voluntad para contrarrestar la propagación del comunismo. Pero Welles enloqueció con el carnaval de Río de Janeiro, volviéndose totalmente promiscuo. Dolores decidió entonces terminar la relación, a través de un telegrama que él nunca contestó.

Ella decidió también terminar con Hollywood: "Divorciada de nuevo, sin la figura de mi padre, una película donde yo casi no aparecía, y otra donde sí me mostraban el camino del arte. Quería seguir el camino del arte. Dejar de ser estrella para convertirme en actriz, y eso sólo lo podría lograr en México. Quise regresar a México, un país que era mío y que yo no conocía. Sentí la necesidad de regresar a mi país..."

Carrera en México
A pesar de haberse situado lejos de México, su amistad con destacadas figuras del arte (tales como Salvador Novo, Diego Rivera y Frida Kahlo), de la sociedad y del cine mexicano (como Emilio Fernández), se mantuvo activa. En ningún momento Dolores abandona el trato con sus compatriotas. Ella, en su ámbito marcado fuertemente por las nacionalidades, es la mexicana en Hollywood, la prima del actor Ramón Novarro y la adversaria de la también fulgurante Lupe Vélez. Desde los años treinta, Dolores del Río, fue solicitada en varias ocasiones por directores de cine mexicanos. En 1938, el productor Pancho Cabrera pidió a Dolores para la película mexicana La Noche de los Mayas. Después, el director Chano Urueta la consideró para una nueva versión de Santa. Pero las circunstancias económicas no eran favorables para la entrada de Del Río en el cine mexicano.

Dolores regresó a México en 1942, desilusionada del "American Star System", que la relegaba poco a poco a papeles secundarios; a su llegada le es ofrecido el papel protagónico del filme Flor Silvestre, por Emilio Fernández, actuando al lado de Pedro Armendáriz, el cual se constituye en un clásico de la Época de Oro del Cine Mexicano, además de ser galardonado con el premio de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas. Posteriormente se filmará el que es considerado como una de las obras maestras de Emilio Fernández: María Candelaria, filme que también contribuye a acrecentar el culto a Dolores como máxima diva del cine mexicano en 1943. Dolores se vuelve símbolo nacional en México, luego de ser, por años, símbolo de lo mexicano en el extranjero.

Esta trayectoria iniciada en 1942 le trae gran popularidad y aunque las condiciones de trabajo fueron muy diferentes a las de Hollywood, aún era considerada en Estados Unidos como primera figura del cine. Bajo la dirección del cineasta Emilio Fernández y alternando con figuras destacadas del cine mexicano, Dolores del Río sería considerada como la máxima actriz de la época de oro del Cine Mexicano. De su trabajo con Fernández se destacaron las cintas Las Abandonadas (1944), y Bugambilia (1944).

Tras la filmación de esta cinta, decide probar suerte con otros directores mexicanos. En 1945 filma La selva de fuego, dirigida por Fernando de Fuentes. De acuerdo con María Félix en su autobiografía (Todas Guerras, México, 1993), por ésta película, ella y Dolores confundieron sus caminos por una sola vez. La película fue escrita para Félix, pero el mensajero envió por error la película a Dolores. María terminó filmando la película Vértigo (escrita para Dolores).

Fue Roberto Gavaldón quien heredó de Fernández el privilegio de crear historias para el lucimiento de Dolores. Con Gavaldón, pasa por una buena racha de filmes, tales como La otra (1946) La casa chica (1948) y Deseada (1950). En 1947, filma en Argentina bajo las órdenes de Luis Saslavsky, Historia de una mala mujer. Anteriormente, Dolores es llamada por John Ford, para la película El fugitivo, basada en la novela de Graham Greene con Henry Fonda. La película fue co-producida por Emilio Fernández y Dolores interpretó una especie de María Magdalena. Ford había planeado hacer una película sobre la vida de la emperatriz Carlota de México, pensando que ella era la actriz ideal para realizarla, y no Bette Davis, quién la interpretó en Juárez (1939). En 1954 realiza Señora ama en España.

En 1949, Dolores regresó con el equipo de Fernández con la película La Malquerida. En la película Dolores representó por primera vez el papel de la madre de otra mujer: la actriz mexicana Columba Domínguez, que estaba teniendo un romance con Fernández. El hecho de que Dolores era el amor platónico de Fernández causó tensión. La película sería la última llevada a cabo por Dolores con Fernández.30 A finales de 1949, conoció en Acapulco a Lewis "Lou" Riley, un empresario teatral estadounidense y un ex miembro de la Hollywood Canteen. La pareja de inmediato comenzó una relación amorosa. La casa de Dolores en México, llamado "La Escondida" en Coyoacán, fue muy popular entre las celebridades mexicanas y extranjeras. En 1950, Dolores protagonizó Doña Perfecta, en la que fue aclamada por su representación dramática. Ganó el Ariel de Plata (Premio de la Academia Mexicana) como mejor actriz en cuatro ocasiones.

En 1954 le es negado el permiso de trabajo en Estados Unidos para filmar la cinta Broken Lance, junto a Spencer Tracy. Dolores del Río fue una de las víctimas del Macartismo, acusándola de ser "simpatizante del comunismo internacional", debido principalmente a su relación amorosa con Orson Welles. La cinta la filma la también actriz mexicana Katy Jurado.

En 1958 Ismael Rodríguez logra reunirla, en el filme La cucaracha, con su "complemento mítico", María Félix, en un momento considerado como crepuscular en la época de oro del Cine Mexicano.

Hacia el año 1959 contrae nupcias con Lew Ryley en Nueva York.

Últimos años
Regreso a Hollywood
En 1960, Dolores del Río, finalmente regresó a Hollywood. Ella protagonizó junto a Elvis Presley el film Estrella de Fuego, dirigida por Don Siegel. Dolores había estado alejada de Hollywood durante dieciocho años. Sus contemporáneos de la época dorada de Hollywood se sorprendieron con su belleza y juventud duradera. Ella se consideraba una especie en peligro de extinción: como una verdadera diva clásica de Hollywood. Presley la recibió con un ramo de flores y le dijo:. "Señora, yo sé perfectamente quién es usted. Es un honor trabajar con una de las leyendas más grandes y respetadas del Hollywood clásico. Como usted va a ser mi madre en la película, quiero pedirle permiso para que mi oftalmólogo me haga unos lentes de contacto que imiten el color de sus ojos". Dolores de inmediato le tomó al joven Presley afecto materno.

Del Río alternó entre el cine de México y los EE.UU., así como la televisión y el teatro. En 1960 filmó en México El pecado de una madre con la diva argentina y cantante de tango Libertad Lamarque La muerte de su madre en 1961 la obligó a cancelar la película española Muerte en El otoño, dirigida por Juan Antonio Bardem. Ella también recibió una propuesta de Kirk Douglas para hacer una película sobre la conquista de México También Federico Fellini le ofreció en Italia un proyecto que nunca se materializó.

En 1964, ella apareció en Cheyenne Autumn, dirigida por John Ford, con un reparto que incluyó a Richard Widmark, Carroll Baker, James Stewart, Gilbert Roland, Ricardo Montalbán y Sal Mineo, que estaba fascinado con la legendaria estrella que interpretó en la película el papel de su madre. Del Río estaba feliz de participar en la última película de su amigo John Ford.

La última película que Del Río realizó en México (con producción mexicana) fue Casa de mujeres, donde interpretó el papel de la madame de un burdel. La caracterización de Del Río para esta película conmocionó al público, ya que destaca entre todas las actrices jóvenes. La película no era buena, pero tuvo un gran éxito de taquilla. La critica se quedó sorprendida y preguntó: ¿Es la historia del cine mexicano un largo camino desde Santa hasta Casa de Mujeres?.

En 1966, actuó por primera vez en Italia, con Sofía Loren y Omar Sharif en la película C'era una volta, producida por Carlo Ponti. Del Río consideró rechazar la película debido a la brevedad de su personaje, pero el director, Francesco Rossi, insistió en que desempeñara el papel de madre de Shariff. Del Río seguía rivalizado con la entonces joven estrella Sofía Loren en cuanto a belleza.

Durante la decadencia de la época dorada, su trabajo fílmico es cada vez más escaso, sin que éste hecho niegue la calidad de sus interpretaciones. La última película protagonizada por Dolores es The Children of Sánchez, en la que trabajó con Anthony Quinn, Katy Jurado y Lucía Méndez, entre otros.

Teatro
Para ese entonces Dolores, consciente de su declive, participa en teatro. Del Río decidió estudiar con la maestro de actuación Stella Adler, que no solía dar clases particulares a nadie, pero con Dolores hizo una excepción. Dolores hizo su debut en Broadway con el clásico Anastasia (1956), dirigida por Boris Taumarin. Del Río debutó en los escenarios mexicanos con El abanico de Lady Windermere. (1958).40 La obra fue dirigida por el estadounidense Romney Brent u co-estelarizada por Carlos Navarro, Anita Blanch, Tito Junco y Ramón Gay. En 1958, Del Río protagonizaría Camino a Roma, de Robert E. Sherwood, con Pedro Armendáriz, pero Armendáriz abandonó el proyecto y fue reemplazado por Wolf Rubinski. La obra fue un fracaso. Su siguiente proyecto fue la obra de teatro Espectros, de el dramaturgo sueco August Strindberg. La obra de teatro se estrenó en 1962 y fue uno de sus proyectos de teatro más exitosos de Dolores. A pesar de la muerte de su madre, Doña Antonia, no canceló las funciones e incluso trabajó el mismo día —después del sepelio—, afirmando que «el show debe continuar». La acompañaron en escena Julián Soler y Jorge del Campo. Su siguiente proyecto fue Mi querído embustero, de Jerome Kilty, basado en la correspondencia entre George Bernard Shaw y la actriz Sra. Campbell. Su co-protagonista fue Ignacio López Tarso. La obra fue un éxito cuando se estrenó en junio de 1963, en el Teatro de los Insurgentes en la Ciudad de México.43 En agosto de 1964, Del Río participó en la obra La Vidente de Rousin con su marido Lew como director. A pesar del éxito, la obra sólo duró un mes en cartelera.

En 1967, Del Río regresó al teatro con la obra La Reina y Los Rebeldes, de el italiano Ugo Betti, pero la historia dio un giro inesperado y algunos periódicos publicaron: Dolores del Río, en una obra de teatro comunista. La obra de teatro fue destruida por la crítica en el centro de los movimientos estudiantiles en México.

Su siguiente proyecto fue La dama de las camelias. Para Dolores hacer esta última obra teatral resultaba muy importante, pues era crucial en la carrera de cualquier actriz. Sarah Bernhardt la había hecho siendo ya muy mayor; en tanto que Greta Garbo la hizo en el esplendor de su juventud. Para esta obra teatral, Del Río contrato los servicios del director de Broadway Jose Quintero, pero la falta de profesionalismo del director, provocó un pleito legal que causó un escandalo en los diarios. En 1969, Dolores finalmente pudo realizar la obra causando conmoción: En el inicio de la obra, Dolores aparecía con un negligé bastante osado y con un pronunciado escote. A los 66 años de edad, muy pocas mujeres del mundo se atrevían a hacer esto.

Televisión
Dolores también participó en algunas series de televisión estadounidenses. Su primer proyecto fue en 1951, en un montaje escrito y dirigido por Paul Tripp titulado Tri by the Limplight, transmitido por la CBS. En 1957, estelarizo un episodio de Schlitz Playhouse of Stars, junto a Cesar Romero. En 1958 protagonizó United States Steel Hour y en 1960 Dinah Shore Chevy Show en el episodio Fiesta Mexicana, con Gilbert Roland, Ricardo Montalbán y Tito Guízar. En 1963 apareció en Spectacular Show, con una telenovela llamada El hombre que compró el Paraíso, actuando con figuras como Buster Keaton, Richard Horton y Paul Lucas. En 1964 en Inglaterra protagonizó un programa de televisión de la BBC junto con Ben Lyon. En 1965 protagonizó un episodio de la serie de TV I Spy con Cesar Romero, y en 1966 apareció en Branded, en el episodio de El fantasma de Murrietta. Su última aparición en la televisión estadounidense fue en Marcus Welby MD en el episodio El Legado, en 1970 con Robert Young, James Brolin y Janet Blair. Ella nunca apareció en la televisión mexicana. Los diarios afirmaron que Del Río, Cantinflas y María Félix exigían salarios muy altos.

Radio
Dolores del Rìo debuto en la radio en 1928. En el bungalow de Mary Pickford en la United Artists se reunieron Pickford, Douglas Fairbanks, Charles Chaplin, D.W. Griffith, Gloria Swanson, Norma Talmadge y Dolores, para aclarar en el programa radiofónico The Dodge Brothers Hour que estaban preparados para el reto del cine hablado. Dolores fue más allá al interpretar Ramona.52 Dolores apareció más tarde en un programa de radio en 1940 en los Estados Unidos acompañada de Orson Welles, acerca de la vida de Don Miguel Hidalgo y Costilla, Libertador de México. Dolores se desempeñó como consultora y como actriz, interpretando a Josefa Ortiz de Domínguez. En 1952, a través de la señal radiofònica de la XEW, se transmitiò una obra radiofònica de gran impacto social en toda Latinoamèrica: El derecho de nacer, original del escritor cubano Felix. B. caignet. Dicha emisiòn fue protagonizada por Dolores del Rìo, Alicia Montoya, Manolo Fábregas, Eduardo Arozamena y otros mas. A pesar de las protestas de la llamada "Liga de la Decencia", sobre una historia que se proclamaba en contra del aborto, el programa no fue cancelado ni removido de horario.

Trabajo social
Dolores trataba de promover al Cine Mexicano en los festivales de Cine, "por el bien del país". Para ella era importante que Virna Lisi conociera a Silvia Pinal, Gina Lollobrigida a Fanny Cano o James Mason a Fernando Soler y que también se conocieran los productores mexicanos y extranjeros. Ella pensaba que la salvación del Cine Mexicano era la co-producción. Dolores también fue una de las fundadoras del Festival Internacional Cervantino de Guanajuato, y fue parte de la mesa directiva de la Sociedad Protectora del Tesoro Artístico de México.

El grupo "Rosa Mexicano"
Apenas iniciada la década de los 1970's, nació uno de los grupos mas trascendentales en la historia de la Asociación Nacional de Actores (ANDA) de Mèxico: el denominado "Rosa Mexicano", que encabezado y respaldado por Dolores del Rìo, tiene como propósito proteger a la niñez y a la mujer artista. El 8 de enero de 1970, Dolores, apoyada por Carmen Montejo, Silvia Pinal, Amparo Rivelles, Gloria Marín, Irma Dorantes, Anita Blanch, Socorro Avelar y otras actrices de renombre, fundaron esta facciòn, cuyo uno de sus mayores logros fue la creaciòn de la "Estancia Infantil Dolores del Rìo".

Estancia Infantil "Dolores del Rìo"
La historia de la fundaciòn de este lugar se remonta a un anhelo acariciado por la actriz Fanny Schiller, quien observando la necesidad que tenian las actrices de trabajar y al mismo tiempo educar a sus hijos, pensò en crear una guarderìa ubicada frente a las oficinas de la ANDA. Al ser creado el grupo "Rosa Mexicano", como un reconocimiento a las mujeres del espectàculo dentro de la polìtica, sus integrantes pensaron en la necesidad de continuar con la idea de Fanny Schiller, así que Carmen Montejo, Marìa Eugenia Rìos y Alicia Montoya, decidieron buscar a una estrella que prestara su imagen para llevar a cabo el proyecto. Pensaron que la indicada era Dolores del Rìo, pues con su diplomacia y carisma podìa conseguir cualquier cosa. Dolores fungió como presidenta de la Estancia durante varios años, asesorandose con el Método Montessori y el sistema Summerhill. De ahì surgiò el nombre de "Estancia Infantil", pues para Dolores, los niños no se guardan en un lugar. La primera piedra fue colocada el 30 de abril de 1973. Además de Dolores, han sido presidentas Alicia Montoya, María Elena Marqués, Carmen Montejo, Jacqueline Andere, Emilia Carranza y Virginia Gutiérrez.

Muerte y memoriales
Hacia el año de 1983 comenzó a experimentar problemas de salud derivados de complicaciones hepáticas; es trasladada a la ciudad de Newport Beach, California, donde muere a la edad de 77 años. Ese mismo día había recibido una invitación para aparecer en la próxima entrega del premio Oscar de la Academia Americana. El New York Times publicó: Dolores Del Río. De 77 años muere estrella de cine de Estados Unidos y México. Su muerte le permite dar el paso consagratorio en la historia de la cinematografía. Un dìa despuès de que sus cenizas llegaron a México, fueron transladadas a la Estancia Infantil, donde se le rindiò un homenaje. Su memoria se venera en la estancia con un busto colocado en sus instalaciones, como un tributo mas a la venerada Dolores. Sus restos fueron trasladados, en el año 2006, a la Rotonda de las Personas Ilustres, como reconocimiento por su contribución cultural a México.

Posee una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, en el 1620 de la Vine Street, por sus contribuciones a la industria cinematográfica.

El monumento mortuorio es obra del arquitecto Luis Martínez Luna; se construyó en 2006. Se representan varios rostros de la artista en los extremos de unos conos que asemejan los rayos de luz giratorios cuando se presenta una obra importante en escena.

Vida personal
En 1921 se casó con Jaime Martínez del Río, pero el matrimonio llegó a su fin en 1928. Su ex marido se suicidó en Berlín un año después. De 1930 a 1940 Dolores estuvo casada con el Director de Arte de MGM Cedric Gibbons. Su relación de cuatro años con Orson Welles llegó a su fin en 1943, y él se casó con Rita Hayworth poco después. Rebecca Welles, la hija de Welles y Hayworth, conoció a Dolores en 1954 y dijo: "Mi padre le considera el gran amor de su vida", "Ella es una leyenda viviente en la historia de mi familia".62 Welles dijo una vez que se impresionó mucho por su ropa interior, que había sido hecha por las monjas en Francia.

A finales de los años 30, también se relacionó a Dolores con el actor Errol Flynn y el escritor alemán Erich Maria Remarque, que comparó su belleza con Greta Garbo. Otros rumores trataron de involucrarla con Greta Garbo y Marlene Dietrich, con quienes Dolores mantuvo una estrecha amistad. En los años 40, ella se relacionó con el productor de cine mexicano Archibaldo Burns y con el playboy Dominicano Porfirio Rubirosa. En 1949, Dolores conoció a Lewis A. Riley en Acapulco. Riley, un productor de teatro, fue miembro de la Cantina de Hollywood en la década de 1940. Después de diez años juntos, la pareja se casó en Nueva York en 1959.

Muchas anécdotas hablaron de su rivalidad con Lupe Vélez. A Dolores le aterraba encontrarse con ella en lugares públicos. Cuando esto sucedía, Lupe se mostraba mordaz y agresiva. Ella imitaba a Dolores abiertamente, llegando a burlarse con ironía y agudeza de su refinamiento y elegancia. Pero el prestigio de Dolores era notorio, y Lupe no podía ignorar esto. Es evidente que resintió el éxito de Dolores en sus mejores años en Hollywood.

La prensa especuló una fuerte rivalidad entre Dolores y María Félix, la otra diva del cine mexicano. Acerca de esta "rivalidad" María Félix, dijo en su autobiografía en 1993: "Con Dolores no tuve ninguna rivalidad. Al contrario éramos amigas y siempre nos tratamos con mucho respeto, cada una con su personalidad. Eramos completamente distintas: Ella refinada, interesante, suave en el trato, y yo en cambio enérgica, arrogante y mandona ". El escritor mexicano Oswaldo Díaz Ruanova las describió así: "Dolores del Río era muy femenina y de vida social, María Félix era huraña y de actitudes varoniles. Dolores del Río era una brisa, María Félix, un huracán. Dolores del Río tenía corte aristocrático. María Félix, típica clase media".

Modelo y musa
Las características físicas de Dolores del Río (un rostro deslumbrante, inolvidable, con facciones indígenas bien delineadas; una figura frágil, con rasgos casi perfectos, así como un temperamento y fuerza de voluntad para enfrentar los retos), la convirtieron en una víctima de veneración continua, aún más allá de la muerte. Desde jóven, Dolores del Río tuvo la inteligencia para saber rodearse de personalidades del medio intelectual. El mito de Hollywood colocó a Dolores en otro ámbito, ya que la convirtió en una de las mujeres relacionadas con el renacimiento de la cultura y las costumbres mexicanas.Como México era muy pequeño, pudo relacionarse con gente culta en sus constantes viajes al país. Fue entonces cuando conoció al grupo de los Contemporáneos: Jaime Torres Bodet, Xavier Villaurrutia, Jorge Cuesta, Celestino Gorostiza y su más cercano, Salvador Novo. Novo le escribió un soneto y le tradujo todas sus obras de teatro. Otro de los Contemporáneos que la mitificó es Jaime Torres Bodet en su novela La estrella de día, publicada en 1933, que relata la vida de una actriz llamada Piedad, obviamente inspirada en Dolores. Otros autores que le escribieron poemas fueron Carlos Pellicer y Pita Amor. También Carlos Monsiváis y Jorge Ayala Blanco le hicieron un libro-homenaje con motivo del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, en 1983. El libro contiene un ensayo de Monsiváis titulado Responsabilidades de un rostro, y una referencia a la obra Orquídeas a la luz de la luna de Carlos Fuentes. Vicente Leñero también le hace un homenaje en el libro Señora.

El rostro de Dolores del Río también fue objeto de veneración para diversos artistas plásticos que la plasmaron en sus lienzos. Entre ellos se encuentran Diego Rivera, Jose Clemente Orozco, Ángel Zarraga, Alfredo Ramos Martínez, Miguel Covarrubias, Rosa Covarrubias, Antinieta Figueroa, Frances Gauner Goshman, Adolfo Best Maugard, John Carroll y Francisco Zúñiga.

Legado
Dolores fue considerada uno de los prototipos clásicos de la belleza femenina en los años 1930's: "yo pienso,- dijo Larry Carr (autor de More Fabulous Faces)- que la apariencia de Dolores del Río, a principios de los años 30 influyo en Joan Crawford. En 1930, cuando Crawford surgió como la belleza personificada en todo el mundo, pero especialmente en Hollywood, las mujeres imitaron su estilo de vestir y maquillaje. Atrás quedó el estilo de "pastel" y bocas en forma de corazón. En su lugar, un rostro anguloso, y el perfíl escultórico se pusieron de moda. Se produce un nuevo tipo de belleza, de la que Dolores del Río, fue la precursora. Ella dejó su look de la década de 1920, se aflojó el peinado, amplio la forma de sus labios y las cejas, alterados para destacar su exquisita estructura ósea. Ella se convirtió así en una de los Grandes Rostros". Crawford declaró en una visita a Mexico en 1963: "Dolores llegó a ser, y se conserva, como una de las estrellas más hermosas del mundo".

Marlene Dietrich consideró a Dolores del Río "La mujer más bella de Hollywood".Para muchas personas, ella tenía mejores piernas que Dietrich y mejores pómulos que Garbo". En una ocasión. en una reunión en la casa de Dolores, Greta Garbo se acercó a ella y suavemente posando su dedo meñique en el vientre de Dolores exclamó: ¡Que magnífico ombligo!, como si estuviera admirando una obra de arte, una escultura. El escritor mexicano Luis Terán escribió: "Los grandes íconos del Cine, Greta Garbo (sueca) y Marlene Dietrich (alemana) (hermanada con ellas aunque físicamente no tengan nada que ver), dejaban ver más allá de la esfinge y la vampiresa, respectivamente, que el caldo de glamour tenía su buena dosis de carne y de sangre. Cuando uno ve a Dolores en la pantalla del cine, sobran los adjetivos. En el acto íntimo de admirarla, uno se queda mas con los místicos: las palabras la empobrecen, y Dolores del Río es pura impresión, personalidad, golpe visual que permanece en los ojos, en la mente, para siempre".

Algunos rumores decían que su dieta consistía de pétalos de orquídeas y que dormía 16 horas al día. En París, todos los grandes diseñadores de modas querían vestir a Dolores por la perfección de sus medidas. Se asombraban ante la fineza de sus tobillos y sus muñecas, ante sus pies pequeños, su nuca frágil, sus brazos largos y delgados, su boca luminosa. Dijo una vez la modista Elsa Schiaparelli: "¡He visto a muchas mujeres bellas entrar aquí, pero ninguna tan completa como Dolores del Río!.

Dolores del Río elevó el potencial de las Latinas en el cine de Hollywood. Ella generó el mito de la latina de Hollywood, como mediador racial y sexual en el cine. Del Río con su carrera, tuvo un gran impacto en las trayectorias de cada estrella latina de Hollywood, que le siguieron, en especial aquellos que están estrechamente alineados con los roles para blancas, como Rita Hayworth y Jennifer López. Estrellas actuales como Salma Hayek, Rosemary López, Eva Mendes y Penélope Cruz siguen los pasos que forjó Dolores del Río.

A pesar del paso de los años, Dolores del Río continuó hasta el final presentando una imagen de una mujer educada, elegante y sofisticado, que a pesar de su edad seguía siendo agradable y deseable a los ojos del público. En 1978, Kevin Thomas, de Los Angeles Times la mencionó como "Una de las bellezas reinantes del siglo XX". Ella fue interpretada por la actriz Lucy Cohu en la película televisiva RKO 281 en 1999. Dolores del Río tiene una estatua en el Hollywood-La Brea Boulevard, en Los Ángeles, diseñada por Catherine Hardwicke construida en honor de la multi-étnicas actrices del cine junto con Mae West, Dorothy Dandridge y Anna May Wong.

En 1982, Dolores y María Félix fueron parodiadas en la obra de Carlos Fuentes Orquídeas a la luz de la luna:Comedia Mexicana, que se presentó en España y en la Universidad de Harvard. Desde 1983, la Sociedad Mexicana de Críticos de Cine ha estado dando el premio Diosa de Plata "Dolores del Río" para la mejor interpretación dramática femenina. Desde septiembre de 2009 enero de 2010, Dolores del Río fue homenajeada en el Museo Soumaya de la Ciudad de México, con una de las recopilaciones más completas de la fotografía de su carrera.

Filmografía
En Hollywood:
Joanna (1925)
High Steppers ("La viuda alegre", 1926)
Pals First (1926)
The whole town is talking (1926)
What Price Glory? (1926)
Resurrection (1927)
The loves of Carmen (1927)
The Gateway of the moon (1927)
No other woman (1927)
Ramona (1928)
The red dancer (1928)
Revenge (1928)
The trail of 98 (1928)
Evangeline (1929)
The Bad one (1930)
Girl of the rio (1931)
Bird of Paradise (1932)
Flying down to río (1933)
Wonder Bar (1934)
Madame Du Barry (1934)
In caliente (1935)
I live for love (1935)
Widow from Montecarlo (1935)
Accused (1936)
Devil's playground (1937)
Lancer spy (1937)
International Settlement (1937)
Ali Baba goes to town (1937)
The man from Dakota (1939)
Journey into Fear (1941)
The Fugitive (1947)
Flaming Star (1960)
Cheyenne Autumn (1964)
The Children of Sánchez (1978)

En Argentina
Historia de una mala mujer (1947) -adaptación de "El abanico de Lady Windermere"

En España
Señora ama (1954)
La dama del alba (1964)

En Italia
C'era una volta (1967)

En México
Flor Silvestre (1943)
María Candelaria (1943)
Las abandonadas (1944)
Bugambilia (1944)
La selva de fuego (1945)
La otra (1946)
La casa chica (1948)
La Malquerida (1949)
Deseada (1950)
Doña Perfecta (1950)
Reportaje (1953)
El niño y la niebla (1953)
¿A dónde van nuestros hijos? (1956)
La cucaracha (1958)
El pecado de una madre (1960)
Casa de mujeres (1966)

Hechos notables
Fue la primera actriz latinoamericana que triunfó en Hollywood y el primer actor mexicano, que triunfó en Hollywood, fue su primo Ramón Novarro.

Fue considerada en Hollywood como la versión femenina de Rodolfo Valentino.

En Hollywood, fue considerada, junto con Joan Crawford, el prototipo de la "belleza femenina de los años 30s".

Bernard Shaw dijo: "Las dos cosas más hermosas del mundo son el Taj Mahal y Dolores del Río".
Marlene Dietrich decía que «Dolores es la mujer más bella de Hollywood».

El argumento de la película María Candelaria (1943) fue escrito en varias servilletas de papel y fue obsequio de cumpleaños a la actriz por parte de Emilio Fernández.

El poeta Alfonso Reyes le dedicó un poema en agosto de 1952.

Se decía que dormía hasta 16 horas.

Fundó una Estancia Infantil en México en enero de 1974 y nunca tuvo hijos.

María Félix comentó en una entrevista que "Dolores era una mujer muy educada, y que parecía una princesa". La supuesta rivalidad entre las dos divas, era totalmente falsa, pues ambas tuvieron sólida amistad durante su vida.

Junto con Lupe Vélez y Katy Jurado es una de las mexicanas que han logrado el éxito en Hollywood.