Breaking News

viernes, 29 de noviembre de 2013

GUDRUN BURWITZ

Gudrun Burwitz (Múnich, Alemania; 8 de agosto de 1929) es una activista y filántropa pro-nacionalsocialista hija del líder nacionalsocialista y Reichsführer, Heinrich Himmler.

Breve biografía
Gudrun nació en Múnich, el 8 de agosto de 1929 bajo la égida del matrimonio del entonces Reichsführer titular, Heinrich Himmler y Margarethe Siegroth. Su padre la llamaba por el diminutivo "Püppy" (muñequita en alemán).

Durante su infancia, Gudrun apareció en algunas fotografías oficiales junto a su padre y tenía la apariencia de la típica niña del ideario nacionalsocialista. Gudrun tuvo además un hermano (adoptado en 1930) y dos medios hermanos (un varón y una mujer) producto de la relación amorosa del líder nacionalsocialista con sus secretaria personal Hedwig Potthast.

En su niñez, Gudrun gustaba de la botánica y en una visita al campo de concentración de Dachau ella expresó lo que vio allí:

-""Hoy hemos estado paseando.1 por el campo de concentración de Dachau y papá me ha enseñado la huerta donde crecen las lechugas y los cereales. Después hemos visto los cuadros que han pintado los prisioneros. Eran todos muy bonitos. Al final hemos almorzado muy bien. ""-

Gudrun debido a las actividades de su padre lo vio en contadas ocasiones y a pesar de esto desarrolló una gran veneración por su figura.

Su padre falleció por suicidio en cautiverio en 1945 y tanto su madre como su hija Gudrun fueron detenidas por fuerzas británicas y mantenidas en un campo de prisioneros hasta 1950.

Vida adulta
Una vez liberada, Gudrun no renegó del nacionalsocialismo. Se casó con el periodista Dieter Wulf Burwitz radicándose en Fürstenried y en 1951 se unió al Stille Hilfe, una organización de ayuda furtiva a ex-miembros de las SS detenidos, condenados o fugitivos. Adicionalmente, Gudrun Burwitz ha sido una tenaz revisionista del exterminio en los campos de concentración.

Se ha mostrado esquiva cuando se la consulta por su padre, por razones obvias usa sólo su apellido de casada. En las pocas entrevistas concedidas casi siempre por teléfono, ella niega que haya cometido suicidio y que ha trabajado por mejorar la imagen de su extinto padre. Su cruzada en pro de ayudar a nacionalsocialistas en poder de la justicia le ha valido el calificativo de «Madre Teresa de los nazis».