Breaking News

sábado, 9 de noviembre de 2013

LA LUPE

La Lupe fue el nombre artístico de Lupe Victoria Yolí Raymond, cantante cubana nacida el 23 de diciembre de 1936 en Santiago de Cuba y fallecida el 28 de febrero de 1992 en Nueva York. Lupe es el nombre que consta en su certificado de nacimiento, y no Guadalupe como se ha creído popularmente.

Biografía
La Lupe, también conocida como "la Reina del Latin Soul", se introdujo en el mundo de la música cantando en distintos locales habaneros, una vez terminada, por exigencia paterna, su carrera de magisterio o de maestra. En 1959 formó, junto a su primer esposo, Eulogio "Yoyo" Reyes, el Trío Tropicuba, que comenzó a presentarse de forma permanente en un legendario bar de La Habana, llamado La Red. 

Su forma de cantar, llena de energía y con un cierto toque estrafalario, la hizo famosa casi inmediatamente en la ciudad. Prueba de ellos son sus primeros dos discos: Con el diablo en el cuerpo e Is Back.

Exiliada de Cuba, pues su forma de cantar no era bien vista por el nuevo régimen fidelista que se había implantado en el país, viajó a México y, a los pocos meses, a Nueva York, donde empezó a cantar en un bar de Midtown: La Barraca. Allí fue "descubierta" por el percusionista Mongo Santamaría, con el que grabó el disco Mongo Introduces La Lupe (1963). Ciertas desaveniencias con Santamaría fueron aprovechadas por Tico Records para formar un tándem con Tito Puente que grabó cuatro discos que tuvieron un éxito inaudito y la catapultaron al estrellato.

Más famosa que Celia Cruz en los años 60, el éxito de La Lupe se debió en parte a su canto aguerrido, su peculiar y única manera de afrontar el bolero y la cada vez mayor influencia de una música latina alejada de los formalismos de salón que imperaron, en los años 50, en la ciudad de los rascacielos. Ese canto arrabalero, más propio del barrio que de un salón de baile, halló en La Lupe su mejor exponente femenino.

Viajó por muchos países de la región y fue cartel principal en los reputados carnavales de Caracas, en los que ganó premios a la mejor cantante y llenaba el aforo de sus presentaciones. En Nueva York fue la primera cantante latina que actuó en el Carnegie Hall y el Madison Square Garden, tal y como lo recuerdan muchas publicaciones, entre ellas The Village Voice.

En los años 70, sin embargo, varios factores incidieron para que su estrellato decayese. Su vida personal y sentimental era un auténtico terremoto (ella era santera y muchos de sus "mayores" se aprovechaban de su influencia y dinero; su segundo esposo, Willie García, empezó a desarrollar un cuadro esquizofrénico que la obligó a gastar ingentes sumas de dinero en tratamientos médicos), sus hábitos dispensiosos hacían que, por ejemplo, gastase los 20.000 dólares que ganaba en un concierto en un nuevo abrigo de piel. También, la consolidación de la salsa contribuyó a que sus producciones musicales fuesen perdiendo relevancia.

En 1974 el sello disquero Tico Records fue adquirido por Fania Records y sus directivos, que habían logrado que Celia Cruz se mudase a la ciudad y formase parte de las portentosas Fania All Stars, decidieron dejarla a ella en un segundo plano. Esto, además, fue fortalecido por una pelea que tuvo con Cruz, al afirmar La Lupe que el marido de la cantante, Pedro Knight, era palero. La conversación que sostuvo con la periodista fue "off the record", pero salió publicada en El Diario La Prensa.

En 1978 La Lupe pedía encarecidamente finalizar su contrato con Fania, para poder así buscar acomodo en otra casa disquera. Tito Puente, incluso, intercedió para que eso sucediera, pero la respuesta que recibieron fue la propuesta de grabar un disco, La Pareja, de desigual factura y poca relevancia entre el público. La casi nula publicidad que recibió la grabación contribuyó a que el esperado retorno de la cantante fuese sólo una ilusión.

Pobre, con su mansión hipotecada, se mudó a Puerto Rico durante unos meses mientras esperaba recibir algún contrato para cantar en los escenarios. El viaje a Puerto Rico le trajo problemas con varias cadenas televisivas, su peculiar estilo de bailar e interpretar algunas canciones fueron más allá de lo permitido. En una presentación para el Canal WAPA, se desprendió de toda su ropa al interpretar una canción. Así que optó por regresar a Nueva York.

A finales de los 80 se convirtió a la religión evangelista y compuso e interpretó canciones que fueron recopiladas en unos cassettes que es probable que sean editados algún día bajo el título de La Samaritana. No obstante, su salero y particular forma interpretativa siempre tuvieron la facultad de imprimirle su impronta popular y cabaretera. Fue capaz de emparejar a un aleluya, gloria a Dios el gemido más sensual posible en la noche tropical.

El 28 de febrero de 1992 sufrió un paro cardiaco fulminante mientras dormía en un pequeño apartamento que compartía con su hija Rainbow en el Bronx. Le sobrevivieron su esposo, William García; su hija, Rainbow, y su hijo, René Camaro (cuyo padre fue Eulogio Reyes). La tumba de La Lupe se encuentra en el cementerio St. Raymond's del Bronx 

Repercusión
Su trayectoria, prácticamente olvidada por una generación adormecida por la mal llamada "salsa romántica", fue rescatada por la comunidad homosexual hispana y la inclusión de varios temas suyos en películas de renombre.

Entre sus numerosos admiradores se cuentan el fallecido escritor cubano Guillermo Cabrera Infante y el director de cine español Pedro Almodóvar, que incluyó en la banda sonora de sus películas algunas interpretaciones suyas ("Puro teatro" de Tite Curet Alonso, por ejemplo, suena en Mujeres al borde de un ataque de nervios). De hecho, en España La Lupe es comúnmente asociada con el director manchego, algo que ponen de manifiesto los títulos de una serie de discos recopilatorios publicados por el sello canario Manzana Records: Laberinto de pasiones (probablemente la opción ideal para los que quieran conocer someramente el trabajo de la cantante cubana), Al borde de un ataque de nervios y La ley del deseo (todos ellos, títulos de películas de Almodóvar). El tema Qué te pedí aparece también al inicio de la película Nada (2001) del director cubano Juan Carlos Cremata.

En 2002, la ciudad de Nueva York bautizó como "La Lupe Way" la antigua calle East 140 del Bronx, en memoria suya.

Curiosidades
La Lupe se graduó de magisterio en Cuba a insistencias de su padre, Tirso Yoli, un obrero de la fábrica de ron Bacardí.

De niña admiraba a la cantante francesa Édith Piaf, la española Lola Flores y a las cubanas Olga Guillot y Celia Cruz.

Mientras actuaba en 1958 en el club El Roco del sector El vedado, en Cuba con el Trío Tropicubas, no se podía contener y le gustaba cantar a su manera, saliéndose de la disciplina del grupo, lo que provocó su expulsión.

A su llegada a Nueva York, en 1964, tuvo que trabajar en un club nocturno de poca monta, La Barraca, y cobraba 30 dólares por función.

La Lupe versionó tres canciones que fueran escritas para la cantante argentina Valeria Lynch, "Y tu no estas, amado mio", "Igual te amo" del disco Sin Fronteras de 1986 y "si tanto te ame" del disco A Cualquier Precio de 1988 y que en voz de la Lupe se conocieron con los nombres e "Amado Mio, Te Amo y Si Tanto Te Amo".

Por los años 1960, La Lupe trabajaba en un club de vedado llamado "La Red"; en ese lugar ella era toda acción en la tarima, pero era tan bajita que algunas veces en sus arranques emotivos se salía y cantaba junto a las banquetas que tenía la barra, se quitaba los zapatos y le daba de zapatazos al pianista.

“La creadora del arte del frenesí”, observaría Hemingway. “Un animal musical”, Jean Paul Sartre. “Un genio”, Picasso. Y un íntimo admirador, Guillermo Cabrera Infante: “Fenómeno fenomenológico”.
Homenajes póstumos en libros y cine

La Lupe aparece como personaje dentro de la novela La isla de los amores infinitos (Grijalbo, 2006), de la escritora cubana Daína Chaviano --obra ganadora de la Medalla de Oro en el certamen Florida Book Awards 2007 y traducida a 20 idiomas.

A finales del año 2008 el escritor dominicano Rafael Darío Durán pone en circulación el libro Con el diablo en el cuerpo, que habla sobre el estilo irreverente de la cantante en los escenarios.

En 2009 se ha presentado una película titulada La Mala y protagonizada por Lena Burke y Jorge Perugorría en la que se trató de imitar la vida de la Lupe en otro personaje.

Actualmente se está trabajando en la pre-producción de otra película protagonizada por la actriz puertorriqueña radicada en Nueva York Lauren Velez.

A 20 años de su muerte, la periodista y escritora Carmen Mirabal, publica LA LUPE:LA LEYENDA, donde narra un perfil de la Yi,yi.yi, que muy pocos conocen.

En septiembre de 2013 se ha presentado la obra de teatro "La Lupe en Tres Tiempos" en el CCE Miami, protagonizada por la cantante Aymee Nuviola, escrita por Juancé Gómez y dirigida por Rosalba Maldonado, con un gran éxito de taquilla.[cita requerida]

Sus canciones más famosas
"Puro teatro"
"Qué te pedí"
"Besito pa' ti"
"Once We Loved (Se acabó)"
"Fever"
"La mala de la película"
"Carcajada final"
"Quisqueya"
"La tirana"
"Unchained Melody"
"No me quieras tanto"
"Adiós"
"El amo"
Discografía completa

En solitario
Con el diablo en el cuerpo (Discuba, 1961)
La Lupe is Back (Discuba, 1962)
La Lupe y su alma venezolana (Tico, 1966)
A mí me llaman La Lupe (Tico, 1966)
The queen does her own thing (Roulette, 1967)
Dos lados de La Lupe (Tico, 1968)
Reina de la canción latina (Tico, 1968)
La era de La Lupe (1968)
La Lupe es la reina (Tico, 1969)
Definitivamente la Yiyiyi (Tico, 1970)
That genius called the queen (Tico, 1970)
La Lupe en Madrid (Tico, 1971)
Stop, I'm Free Again (Tico, 1972)
¿Pero cómo va a ser? (Tico, 1973)
Un encuentro con La Lupe (Tico, 1974)
Única en su clase (Tico, 1977)
En algo nuevo (Tico, 1980)

Con Mongo Santamaría
Mongo Introduces La Lupe (Riverside, 1963)

Con Tito Puente
The King Swings, The Exciting Lupe Sings (Tico, 1965)
You N'Me / Tú y yo (Tico, 1965)
Homenaje a Rafael Hernández (Tico, 1966)
The King And I / El Rey y Yo (Tico, 1967)
La pareja (Tico, 1978)
(Nota: Todos sus discos fueron reeditados en CD. Sin embargo, es poco probable conseguirlos con facilidad, así que vale la pena comenzar por sus recopilatorios).