Breaking News

sábado, 21 de diciembre de 2013

ÓSCAR R. BENAVIDES

Óscar Raimundo Benavides Larrea (*Lima, 15 de marzo de 1876 - Lima - † 2 de julio de 1945), fue un militar y político peruano, presidente del Perú en dos ocasiones, de 1914 a 1915 y de 1933 a 1939.

Egresado de la Escuela Militar de Lima en 1894, inició su carrera militar que lo llevó hasta General de División (1933). Participó en los acontecimientos político-militares del país y recibió perfeccionamiento en Francia y Alemania. En el conflicto con Colombia, iniciado en 1911, tuvo acción distinguida en el combate de La Pedrera, a orillas del río Caquetá (10, 11 y 12 julio de 1911) haciendo huir a los invasores. 

Destituyó al presidente Guillermo Billinghurst en 1914 y fue nombrado Presidente Provisorio, cargo que ejerció hasta 1915. En este primer corto mandato enfrentó con éxito el problema monetario, estableciendo el papel moneda. Luego de entregar el poder a José Pardo y Barreda pasó a Europa donde ejerció funciones diplomáticas. Al inaugurarse la dictadura de Augusto B. Leguía en 1919, volvió al Perú pero fue deportado, pasando otra vez a Europa, aunque continuó conspirando contra Leguía. Cuando éste fue derrocado por Luis Miguel Sánchez Cerro en 1930 volvió al Perú, pero retornó a Europa ese mismo año, pasando a ejercer funciones diplomáticas en España e Inglaterra. 

Llamado por el Presidente Sánchez Cerro al estallar, otra vez, el conflicto con Colombia, asumió la Dirección del Consejo de Defensa Nacional y, asesinado Sánchez Cerro, fue facultado por el Congreso para terminar su período y negociar la paz con Colombia. En este segundo gobierno reprimió severamente a los apristas y comunistas, y superó la crisis económica. En 1936 se anularon las elecciones que daban ventaja a Luis Antonio Eguiguren por estar apoyado por los apristas y Benavides se prorrogó en el poder por tres años más. Bajo el lema de «orden, paz y progreso», gobernó hasta 1939 en que entregó el mando a Manuel Prado Ugarteche, cuyo Congreso le otorgó el título de Mariscal del Perú. Sirvió luego como embajador en Madrid y Buenos Aires, y retornó al Perú en 1944 para contribuir en la creación del Frente Democrático Nacional, que postuló a la presidencia a José Luis Bustamante y Rivero en 1945. Falleció poco después del triunfo de éste.

Infancia y juventud
Hijo de José Miguel Benavides y Gallegos, Sargento Mayor de la Guardia Nacional, natural de Lima; y de Erfilia Larrea Bazo, natural de Chincha, nació Óscar Raymundo en los Barrios Altos, Lima. Inició sus estudios en el Colegio Nacional Nuestra Señora de Guadalupe, en Lima (1884) y los culminó en Chincha debido a los perturbaciones derivadas de la guerra con Chile.

En 1890 se matriculó en la Escuela Militar, en Lima, en calidad de cadete y fue espada de honor de su promoción, además de su reconocimiento como subteniente de artillería, en 1894. Enseguida, ingresó en la brigada de artillería del “Dos de Mayo” del cuartel de Bellavista. Tuvo una disciplinada actitud frente a un grupo de pierolistas que intentó asaltar dicho cuartel, durante la revolución de 1894-95. Fue separado del servicio, pero fue reincorporado en agosto de 1895. Formó sucesivamente en los batallones “Callao” Nº 5 y el “Ayacucho” Nº 3, siendo ascendido a Teniente en 1899 y a Capitán en 1901, y destinado al regimiento de artillería de montaña.

Cursó estudios en la Escuela Superior de Guerra, dirigida por la misión francesa encabezada por Paul Clement, y simultáneamente cursó matemáticas en la Facultad de Ciencias de la Universidad de San Marcos. En 1906, contando con 30 años de edad, se graduó de Sargento Mayor con las más altas calificaciones.

Para completar su formación militar, en 1907 el gobierno lo envió a Francia,1 donde ya como teniente coronel (1909) participó en maniobras con el ejército francés. La República Francesa lo distinguió con la Cruz de la Legión de Honor. Su estadía en Europa la aprovechó también para gestionar compra de armamentos en Austria y Alemania (1910).

Campaña del Caquetá
Tras regresar al Perú en diciembre de 1910, Benavides fue designado comandante del Batallón de Infantería No. 9 acantonado en Chiclayo, en la costa norte del Perú. En febrero de 1911 el gobierno ordenó a Benavides que condujera el Batallón No. 9 a la frontera nororiental con Colombia en la Amazonia peruana. Colombia había establecido un puesto fortificado en La Pedrera, en la orilla meridional del río Caquetá que, de acuerdo con el Tratado Porras-Tanco Argáez de 1909 estaba dentro del territorio peruano.

El Batallón No. 9 hubo de viajar más de 2.000 kilómetros atravesando tramos sin caminos de la cordillera de los Andes en Cajamarca y Chachapoyas hasta llegar a la selva amazónica. En Balsapuerto, en las cabeceras del río Huallaga, la expedición preparó balsas y obtuvo canoas2 y navegó aguas abajo hasta Yurimaguas, sobre el río Huallaga, de donde prosiguió por embarcaciones hasta Iquitos, sobre el río Amazonas. La expedición fluvial, que consistía de un flotador y de cuatro embarcaciones zarpó de Iquitos el 29 de junio de 1911, a los cuatro meses de la partida de Chiclayo. El 10 de julio estaba frente a La Pedrera con las banderas tremolando. Luego de un cambio de notas con las que el comandante colombiano se negó a abandonar la posición, el comandante Benavides inició el ataque. El triunfo fue completo para las fuerzas peruanas. Pero, el 24 de julio, para su desmayo, el comandante Benavides fue informado de que los gobiernos del Perú y Colombia habían suscrito un tratado por el que las fuerzas peruanas debían abandonar el Caqueta y replegarse al río Putumayo.

Aún en La Pedrera, el 28 de julio de 1911 las fuerzas peruanas celebraron las Fiestas Patrias del día de la Independencia; pero carecían de equipamientos para protegerse del clima y de las enfermedades infecciosas endémicas en la región. El 29 de julio las tropas fueron atacadas por una violenta epidemia de fiebre amarilla y de beriberi. Careciendo de medicinas, las tropas fueron cruelmente diezmadas.

El 4 de agosto el comandante Benavides volvió a Iquitos. Fue ascendido al grado de Coronel de Infantería (30 de septiembre). A pesar de esto Benavides escribió en su diario: «He sufrido tanto, que la victoria lograda, los aplausos y el ascenso que se me ha conferido, no me han compensado en la forma que muchos presumen y como habría sido de no haber sufrido tantos reveses».

El gobierno envió a Benavides a Europa para que recibiera tratamiento contra el beriberi. Cuando regresó el 8 de abril de 1912, fue recibido como un héroe nacional y en su honor se organizó una parada militar en Lima a lo largo del Jirón de la Unión hasta la Plaza de Armas.

Benavides fue nombrado Comandante General de la Tercera Región, en Arequipa y en noviembre de 1913 fue designado Jefe del Estado Mayor del Ejército, con sede en Lima.

Primer gobierno (1914-15)
En 1913 el Presidente de la República era Guillermo Billinghurst que había sido elegido en 1912 con el apoyo de los movimientos obreros. Enfrentado con la oposición de una porción significativa del Congreso, que obstaculizaba el cumplimiento de sus promesas para con los obreros tales como las 8 horas laborales, el derecho a sindicalizacion y huelga, Billinghurst planeaba disolver el Congreso. Algunos diputados comenzaron a conspirar para deponer al Presidente, y asi mantener el poder concentrado en la oligarquia peruana, y obtuvieron el apoyo del Teniente Coronel José Urdanivia Ginés, jefe de una sección del Estado Mayor. Billinghurst intentaba armar a la población para que ésta enfrentara a las fuerzas armadas. Los conspiradores se pusieron en contacto con el coronel Benavides, quien aceptó apoyarlos tanto para defender el orden constitucional como para evitar una división en las fuerzas armadas.

El 3 de febrero de 1914 Billinghurst destituyó a Benavides de la jefatura del Estado Mayor del Ejército, hecho que solo sirvió para precipitar el golpe de estado. En la madrugada del 4 de febrero la guarnición en Lima bajo el comando de Benavides se pronunció contra el gobierno. Las tropas se acercaron a Palacio de Gobierno y se produjo un corto tiroteo con la guardia palaciega, que finalmente se sumó a los sublevados. Benavides obtuvo del presidente Billinghurst una declaración en la que manifestó su voluntad de negociar. Luego de unas conversaciones, Billinghurst dimitió y fue exiliado a Chile, donde murió al año siguiente.

Los golpistas nombraron a Benavides presidente del Consejo de Gobierno. El 15 de mayo el Congreso Nacional lo nombró Presidente Provisional. El 17 de diciembre Benavides obtuvo el ascenso a General de Brigada.

Durante los dieciocho meses de su gobierno Benavides restauró el orden y la estabilidad políticos. Con respecto a su gabinete, Jorge Basadre escribió: «En la elección de sus colaboradores, el general Benavides fue cauto y equilibrado».

Obras y hechos importantes
Enfrentó el problema monetario. Desde 1901 el Perú tenía una sólida moneda de oro, la Libra peruana, “a la par de Londres” como decían con orgullo los peruanos. Pero a raíz del estallido de la primera guerra mundial, el temor obligó a la población a esconder la monedas de oro y a retirar sus depósitos en los bancos. Hubo, pues, la amenaza de una brusca parálisis económica. Se recurrió entonces a la emisión de billetes fiscales, con el nombre de “cheques circulares”, por ley Nº 1968 del 22 de agosto de 1914. Eran monedas de papel por valor de 1, 5 y 10 libras peruanas, cuya emisión según dicha ley no podía exceder de un millón cien mil libras y respaldada en un 35% por el oro guardado en los bancos. En octubre de ese mismo año se dio otra ley por la cual se autorizaba ampliar dicha emisión hasta dos millones y medio de libras, rebajándose hasta 20 % de la emisión la garantía mínima de oro. Se estipulaba que tales “cheques circulares” se retirarían del mercado seis meses después de finalizada la guerra mundial, pero la moneda de oro desapareció prácticamente de la circulación, instaurándose desde entonces el régimen del papel moneda.

Se trató el problema de La Brea y Pariñas, uno de los más negros episodios de la penetración imperialista en el Perú. La compañía británica London Pacific explotaba ese yacimiento de petróleo, habiendo serios indicios de que se beneficiaba de más pertenencias de las reconocidas en el papel, por lo que se había ordenado una remensura en 1911, que fue retrasándose, hasta que el gobierno de la Junta de Gobierno expidió una resolución ordenando llevar adelante dicha remensura o medición de las propiedades explotadas. Esta dio la existencia de 41.614 pertenencias en vez de las 10 que alegaban sostener los propietarios del yacimiento. El gobierno ordenó entonces el pago del correspondiente canon de superficie, a razón de 30 soles por pertenencia, haciendo un total de 1.248.420 soles al año, en vez de los 300 soles que se había venido pagando hasta entonces. No obstante, este problema continuaría siendo un dolor de cabeza para gobiernos subsiguientes.

Su labor política más importante, fue, sin duda, el retorno a la constitucionalidad. Benavides llamó a elecciones, donde salió elegido nuevamente José Pardo, el cual fue investido el 18 de agosto de 1915.
Actuación entre 1915-1933

El presidente Pardo envió a Benavides a París en (1916) como observador de la Primera Guerra Mundial y como tal fue testigo de la batalla de Verdún. Posteriormente, en 1917, Pardo lo nombró Embajador Extraordinario y Ministro Plenipotenciario en Italia. El 4 de julio de 1919 Augusto B. Leguía llegó a ser presidente de la República como resultado de un golpe de estado contra Pardo. En diciembre de 1920 Benavides renunció a su puesto en Roma y regresó a Lima.

Leguía temía que Benavides organizara una revuelta y el 3 de mayo de 1921 lo hizo arrestar. Benavides y veinticinco ciudadanos más fueron hechos prisioneros y embarcados en el vapor Paita con destino a Sídney, Australia. Un motín comandado por Benavides capturó al capitán del barco y a sus oficiales y cambió la ruta hacia Costa Rica. Desde Costa Rica Benavides se trasladó a Panamá y luego a Guayaquil (Ecuador) donde restableció contactos con los elementos opositores a Leguía. La esperada revolución que debía estallar en el Perú no sucedió y entonces, el 2 de noviembre de 1927, Benavides se embarcó rumbo a Francia, llegando el día 14 a Niza, donde se reunió con su familia.

Durante los años del gobierno leguiísta, Benavides mantuvo contacto con los opositores a Leguía y alentó los proyectos golpistas que en diversos lugares del Perú se tramaron. Hasta que el 22 de agosto de 1930 el teniente coronel Luis M. Sánchez Cerro inició una revolución en Arequipa y Leguía se vio forzado a renunciar a la presidencia. Sánchez Cerro fue investido como Presidente Provisional. El 3 de octubre de 1930 Benavides fue nombrado Embajador Extraordinario y Ministro Plenipotenciario en España y, en 1932, en Inglaterra.

El gobierno ya constitucional de Sánchez Cerro llamó a Benavides y lo nombró General en Jefe del Consejo Nacional de Defensa (27 de marzo de 1932) encargado de las fuerzas peruanas en vista de un renovado conflicto armado con Colombia. El 31 de marzo Benavides fue promovido al grado de General de División.

Segundo gobierno (1933-1939)
Sánchez Cerro fue asesinado el 30 de abril de 1933. Para evitar los desórdenes, el Congreso Constituyente confirió a Benavides el mandato presidencial hasta concluir el mandato de su predecesor, o sea hasta 1936. Benavides suscribió la nueva Constitución del Perú que reemplazó a la de 1920, en vigencia desde la administración de Augusto B. Leguía. La Constitución de 1933 mantuvo vigor hasta 1979, diversos puntos no se cumplieron; por ejemplo, juntas departamentales..

Las prioridades de Benavides al comenzar su gobierno fueron buscar el fin del conflicto con Colombia (se llegó a un acuerdo de paz en mayo de 1934), calmar la agitación política interna y superar la crisis económica. Al principio de su gobierno dio la Ley de Amnistía General, el 9 de agosto de 1933, por la cual se amnistiaba a todas aquellas personas a las que se les seguía juicio político y se permitía el retorno de los deportados. Fue así como Haya de la Torre, el líder de la Alianza Popular Revolucionaria Americana o APRA, fue puesto en libertad y retornaron los desterrados apristas. Pero tras un intento revolucionario aprista en Lima, conocido como la conspiración de El Agustino, se reinició la persecución antiaprista. Los apristas respondieron con actos terroristas en todo el país. El 15 de mayo de 1935 ocurrió el asesinato del director del diario El Comercio, Antonio Miró Quesada de la Guerra, y el de su esposa, a manos de un militante aprista. Este hecho ocasionó que el gobierno proscribiera al APRA aduciendo que era un partido internacional, lo que estaba prohibido de actuar según la Constitución. 

Por esa misma causa se reprimió al Partido Comunista. Las cárceles se llenaron de presos políticos, apristas y comunistas. Una novela del escritor indigenista José María Arguedas, El Sexto, está ambientada en dicha época. Ya que el congreso lo eligió para culminar el mandato de Sánchez Cerro, en 1936 Benavides convocó a elecciones en las que el candidato favorito era Luis Antonio Eguiguren; pero estas elecciones fueron anuladas por el Jurado Nacional de Elecciones, no bien iniciado el escrutinio, con el pretexto de que los votos de los apristas (proscritos según la ley) beneficiaban a Eguiguren, en una clara obliteracion de la voluntad popular con el objetivo de mantener a la misma oligarquia en el poder. Consultado el Congreso, éste decidió que Benavides extendiera su mandato por tres años más, hasta 1939, y por añadidura le otorgó la facultad de legislar. Benavides gobernó bajo el lema de «orden, paz y trabajo», contando con el respaldo del ejército y de la oligarquia.

Sin embargo, en el último tramo de su mandato se hizo notorio el hastío de la población. El 19 de febrero de 1939, mientras Benavides se hallaba de excursión en Pisco, se rebeló su ministro de Gobierno, general Antonio Rodríguez. La rebelión, que contaba al parecer con gran apoyo de diversos sectores, se frustró cuando un oficial de policía, Luis Rizo Patrón, irrumpió en el patio del Palacio de Gobierno, donde arengaba a la tropa Rodríguez, a quien acribilló disparándole con una ametralladora. Benavides se salvó pero comprendió el mensaje.

Viendo pues el panorama, que le era adverso, Benavides decidió convocar a elecciones y hacer el traspaso de poder. Pero antes convocó a un plebiscito, que se realizó el 18 de junio de 1939, y por el cual se aprobaron importantes reformas constitucionales, como la ampliación del período presidencial de 5 a 6 años, el restablecimiento de los dos vicepresidentes y la disminución de las facultades legislativas del Congreso en materia económica. Su intención era robustecer el Poder Ejecutivo en desmedro del Legislativo.

En esta gestion tambien declararia ilegales varios valses de musica criolla, entre ellos varios valses de Felipe Pinglo Alva, donde se denunciaban las pauperrimas e infrahumanas condiciones en las cuales vivia la mayoria de la poblacion limeña y peruana; y que se creia, eran de autoria aprista. El Vals "Mendicidad" denunciaba la pobreza que se vivia en Lima debido al aumento astronomico de desempleo y miseria debido al efecto del Crack de Wall Street de 1929.

Obras y hechos importantes
Otros hechos resaltantes durante el segundo gobierno de Benavides fueron:

Se reabrió en 1935 la Universidad de San Marcos, que había sido clausurada por Sánchez Cerro.

Se promulgó el Código Civil de 1936, que reemplazó al que regía desde 1852. En ella se reconoció por primera vez el divorcio.

Se superó la crisis económica. Se mejoró notablemente el aspecto financiero, especialmente en lo relacionado con la banca y la captación de impuestos, aplicándose algunos proyectos que había dejado la misión Kemmerer en 1931. El país comenzó a entrar a un período de prosperidad debido a las exportaciones, especialmente agrícolas.

Se construyó el tramo peruano de la carretera Panamericana, logrando unir las secciones de ese camino en el Ecuador, el Perú y Chile.

Se construyó la carretera Central que atraviesa los Andes al Este de Lima hacia la selva amazónica, llegando hasta Tingo María.

Se abolió el peaje de carreteras y de puentes con lo que se implementó la libertad en las carreteras.
Fueron reconstruidos el muelle naval y el dique seco del Callao.

Se inició la construcción del puerto de Matarani, en el sur, para que reemplazara a Mollendo como puerto principal de Arequipa.

Se promovió el turismo y se planeó la construcción de Hoteles de Turistas en las principales ciudades.
Se planeó y organizó el Censo Nacional que, sin embargo, tuvo efecto sólo en 1940, bajo el siguiente gobierno.

Por el cuarto centenario de la fundación de Lima (1936) se realizaron grandes obras de modernización en la capital. Se construyeron las actuales sedes de los poderes ejecutivo (Palacio de Gobierno), legislativo (Palacio Legislativo del Perú) y judicial (Palacio de Justicia).

Se potenció a las fuerzas armadas y se compraron armas modernas. De acuerdo a la evolución de la técnica militar a nivel mundial, se abandonó la escuela francesa para seguir la norteamericana.

Se creó el Ministerio de Salud Pública, Trabajo y Asistencia Social, que fue separado del de Fomento. Como dependencia de este ministerio se creó la Dirección de Asuntos Indígenas.

Se creó el Ministerio de Educación Pública, separado del de Justicia, Prisiones, Culto y Beneficencia.

Se realizaron obras de saneamiento, es decir instalaciones de agua y desagüe en toda la República.

Se terminaron varias obras de irrigación iniciadas por el segundo gobierno de Leguía.

Se construyeron barrios y comedores para los trabajadores y sus familias.

Se instituyó el Seguro Social Obligatorio para Obreros.

Se estudió el proyecto de la construcción del Hospital del Seguro Obrero.

El 8 de diciembre de 1939 Benavides entregó el mandato presidencial a Manuel Prado y Ugarteche, que había ganado las elecciones presidenciales de ese año. El 19 de diciembre Prado honró a Benavides con el título de Mariscal

Ha sido el penúltimo de los mariscales del Perú, antes de Eloy Ureta.

Fundación del Frente Democrático Nacional
Benavides fue Embajador del Perú en Madrid (1940), y en Buenos Aires (1941-1944). Regresó al Perú el 17 de julio de 1944, a fin de colaborar en la renovación de los poderes públicos y estuvo entre los fundadores del Frente Democrático Nacional (FDN), agrupación de partidos entre los cuales se hallaba el APRA, con el nombre de Partido del pueblo.

Falleció en Lima, el 2 de julio de 1945, luego de que se confirmara el triunfo del candidato presidencial del FDN, José Luis Bustamante y Rivero.

Sus restos reposan en el Cementerio Presbítero Maestro de Lima.

Descendencia
En 1912, en las celebraciones por Caquetá, Benavides conoció a su prima cuarta Francisca Benavides Diez-Canseco, con la que estaba vinculada al ser ambos tatara-tataranietos del general realista Domingo D. de Benavides y Moscoso. La pareja se casó algunos meses más tarde y tuvo cuatro hijos:

Francisca Benavides y Benavides, casada con Mariano Peña Prado, nieto de Mariano Ignacio Prado y bisnieto de Manuel Costas Arce, ambos presidentes.

María Teresa Benavides y Benavides.

Óscar Raimundo Benavides y Benavides (1917-2004), casado con la brasileña Maria Angélica Matarazzo Dall'Aste, nieta del industrial italiano Francesco, conde Matarazzo.

José Miguel Benavides y Benavides, casado con Rosa Gubbins Hercelles.