Breaking News

sábado, 22 de febrero de 2014

EDUARDO SANTOS

Eduardo Santos Montejo (Bogotá, 28 de agosto de 1888-Bogotá, 27 de marzo de 1974) fue un abogado, político y periodista colombiano, miembro del Partido Liberal y presidente de la República entre 1938 y 1942. 

Hijo de Francisco Santos Galvis y Leopoldina Montejo Camero, era sobrino nieto de la heroína María Antonia Santos Plata, prócer de la Independencia de Colombia. Casado con Lorenza Villegas Restrepo, con quien solo tuvo una hija (Clara) que falleció siendo niña. Es tío-abuelo del actual presidente Juan Manuel Santos.

Profesión: política y periodística
 Pese a la temprana muerte de su padre (en 1900), comenzó sus estudios en Derecho en la Universidad del Rosario de Bogotá y obtuvo el título en Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Nacional en 1908. Posteriormente, viajó a París a completar su formación, estudiando Literatura y Sociología. Tras su regreso en 1910, se inició en el periodismo bajo la tutela de Tomás Rueda Vargas y posteriormente en el diario 

El Tiempo, fundado en 1911 por su cuñado Alfonso Villegas Restrepo, y adquirido por Santos en 1913. Fue director de El Tiempo por 25 años y desde sus columnas, defendió el ideario liberal y favoreció sus aspiraciones políticas.

A pesar de su militancia liberal, participó en la formación de la Unión Republicana, liderada por Carlos Eugenio Restrepo, quien al llegar a la presidencia (1910-1914) nombró a Santos en varios cargos intermedios del ministerio de Relaciones Exteriores. Tras la disolución del republicanismo, regresó al partido liberal (1921), y debido a su prestigio como periodista, fue designado director de la campaña presidencial de Enrique Olaya Herrera, para las elecciones de 1930. Tras el triunfo, Olaya le encargó el ministerio de Relaciones Exteriores. También en este cuatrienio (1930-1934) ocupó un escaño en la Cámara de Representantes y en el Senado y fue gobernador de Santander. Posteriormente, durante el gobierno de Alfonso López Pumarejo (1934-1938) se hizo cargo de la delegación colombiana en la Sociedad de Naciones.

Presidencia
Para las elecciones de 1938, las facciones moderada (a la que pertenecía) y progresista del partido liberal habían acordado la candidatura del ex presidente Olaya, pero tras su muerte en Roma (1937), el liberalismo debió definir entre la candidatura de Santos y la progresista de Darío Echandía, quien se retiró reconociendo las mayorías santistas. En las referidas elecciones, Santos fue elegido presidente sin contendor conservador, ya que este partido se abstuvo de votar.

Durante su mandato, mantuvo al país en una posición neutral durante la Segunda Guerra Mundial, aunque mostró su animadversión hacia las potencias del Eje y en 1943 el congreso declara la guerra al Eje. Así mismo, su gobierno fue llamado "la Gran Pausa", en contraposición a la Revolución en Marcha, ola reformista de la anterior administración.

Hechos destacados del gobierno de Eduardo Santos:
Estableció el descanso remunerado de domingo y feriados.

En 1939, fundó el Instituto de Crédito Territorial, orientando a la construcción de vivienda en áreas rurales.

Creó también el Instituto de Fomento Industrial y Municipal.

Creó granjas industriales y el Fondo Nacional de Ganadería.

Se firmó con Venezuela, el 5 de abril de 1941, el Tratado López de Mesa-Gil Borges, de delimitación de fronteras terrestres.

Elevó a la categoría de embajada las delegaciones colombianas en Argentina, Chile, Ecuador, Estados Unidos, México y Venezuela.

Aprobó el sindicalismo sin permitirle desgracias ni atropellos a la ley y sin permitirle participación en política.

Fundó la Radiodiodifusora Nacional de Colombia y la Escuela de Cadetes de Policía General Santander.
Entregó los cuarteles de Pamplona, Tunja y Manizales y algunas obras en la Ciudad Universitaria.

Demolió la iglesia de Santo Domingo para construir el Palacio de Comunicaciones, una decisión con mucha oposición y que en la actualidad se considera que acarreó una de las mayores pérdidas patrimoniales de Bogotá.

Para las elecciones de 1942, el presidente Santos trató de evitar el regreso de López Pumarejo al poder, poniéndole en el camino a su copartidario Carlos Arango Vélez, quien obtuvo respaldo electoral tanto de una fracción liberal como de los conservadores, resultando derrotado.

Hechos tras su gobierno
 Luego de su mandato, el ex presidente Santos se consolidó como el líder de la facción moderada y centrista de su partido, y promovió el nombre de Gabriel Turbay para las elecciones de 1946, pero en estas elecciones el liberalismo perdió el poder frente al conservador Mariano Ospina Pérez, debido a la división entre Turbay y Gaitán. Este último le arrebató la jefatura del partido a Santos un año después.

En sus últimos años, Eduardo Santos se dedicó al periodismo, la historia y a la defensa del Frente Nacional, que él mismo ayudó a fundar.