Breaking News

miércoles, 17 de diciembre de 2014

MIGUEL HERNÁNDEZ

(Orihuela, España, 1910-Alicante, 1942) Poeta español. Trabajó como pastor desde la infancia, mientras se procuraba una formación autodidacta. Su primera actividad literaria data de su colaboración en la revista local El gallo Crisis, dirigida por su amigo Ramón Sijé. 

Durante sus estancias en Madrid se relacionó con Jorge Guillén, Vicente Aleixandre, José Bergamín, José María de Cossío y Neruda, con quien colaboró en la revista madrileña Caballo verde para la poesía. En 1935 estuvo en la URSS con una misión cultural para asistir a un festival de teatro. 

Al estallar la guerra civil española se alistó en el ejército republicano y desplegó una intensa actividad cultural como miembro de las Misiones Pedagógicas. 

Formó parte del 5º regimiento y, tras la derrota republicana, fue encarcelado en la prisión de Alicante, donde contrajo una pleuresía y falleció. En sus primeras obras, entre las que destacan Perito en lunas (1933) y El rayo que no cesa (1936), demostró un extraordinario dominio de la métrica tradicional, con clara influencia de Garcilaso de la Vega y Quevedo, pero adaptada a su propia sensibilidad. De sus obras posteriores destacan: Viento del pueblo (1937), El hombre acecha (1939) y Cancionero y romancero de ausencias: 1938-1941 (1958), éste escrito en la cárcel y publicado póstumamente, y considerado uno de sus mejores libros. 

En 1961 fueron editadas en Buenos Aires sus obras completas, entre las cuales se encuentran varias piezas teatrales como Quién te ha visto y quién te ve y sombra de lo que eras (1934), auto sacramental compuesto según el modelo calderoniano, y Los hijos de la piedra (1935). Autor comprometido, cultivó también el drama social en Teatro en la guerra (1939) y El labrador de más aire (1937).  «La cebolla es escarcha cerrada y pobre: escarcha de tus días y de mis noches. Hambre y cebolla: hielo negro y escarcha grande y redonda.»  Nanas de la cebolla